“Es una muy buena colección porque representa el comercio y la industria de la villa moscona, una etnografía urbana que es poco habitual en las exposiciones porque suelen estar más dedicadas a la vida rural”, señala Paloma Sánchez, historiadora del arte que dirige la reorganización del Museo Etnográfico y de Historia Local de Grado. Parte de los fondos de la colección del equipamiento se llevarán al palacio Fontela, en el centro de la villa. En concreto, la que refleja la actividad comercial y cultural del núcleo urbano dejando la parte dedicada a la vida rural y la Guerra Civil en el concejo en la sede principal, en La Cardosa. La mudanza, se prevé, habrá finalizado en primavera.

El trabajo se centra en esta primera fase del traslado en la restauración de todas las piezas. Algunas de ellas serán sometidas a tratamiento contra las termitas. Una labor para la que contarán con el asesoramiento de la dirección general de Patrimonio del Principado. También se están mejorando las piezas donadas o cedidas por particulares de los comercios moscones. “En ese sentido, destacar que hay muchos materiales de productos fabricados en Grado que eran exportados”, detalla Sánchez. Además, en el Fontela también se exhibirán piezas originales del palacio como arcas, una rueca y piezas de hogar. Al tiempo que se tratan las piezas, Sánchez abordará con el arqueólogo Santiago Real y el diseñador Ramón Isidoro, todos los paneles informativos que acompañarán la muestra.