Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “puñal de Quirós”, joya de los nuevos hallazgos de la Sierra de Sobia

La daga de bronce forma parte de las piezas encontradas en las últimas campañas arqueológicas del equipo multidisciplinar dirigido por Alfonso Fanjul

El “puñal de Quirós”. | Cortesía de Adolfo Fanjul

Los hallazgos de las excavaciones arqueológicas de la Sierra de Sobia, entre ellos el “puñal de Quirós”, serán presentados en el Museo Etnográfico quirosano mañana, sábado, en un acto sobre el que existe gran expectación y para el que habrá que reservar plaza. Sin duda es esta una de las piezas que mayor atención concita, aunque no hayan trascendido muchos datos sobre ella. Hay, no obstante, otras de valor sobre las que se hablará a los asistentes y que igualmente fueron encontradas durante las excavaciones realizadas en el verano y otoño de este año en curso y que han dado frutos que animan a continuar con la investigación en la zona.

Este accidente orográfico de la Sierra de Sobia sirve de separación entre el concejo quirosano y el tevergano. Durante siglos los vecinos de ambos municipios realizaron aprovechamientos y usos ganaderos, de lo que da fe la gran cantidad de brañas a ambos lados. Brañas como la Veiga de Afuera y Veiga de Adentro, Fombecha, Las Varas, la Braña el río o Canchongo, entre otras muchas, son la consecuencia de ese uso de siglos que demuestran las excavaciones realizadas. Un equipo multidisciplinar dirigido por Alfonso Fanjul logró descubrir en el sector norte de Sobia, y en lugares a bastante altitud, multitud de objetos de la Edad de los Metales y restos de poblamientos del Calcolítico. Con estos trabajos se pretende realizar un mapa arqueológico del territorio de Quirós y Teverga. Ambos Ayuntamientos han colaborado y apoyado las prospecciones.

En el museo quirosano se podrá contemplar, entre otras piezas, el llamado “puñal de Quirós”, una daga de bronce, que presenta un estado de conservación bueno y que destaca por la longitud. Junto a ella estará un broche o fíbula que es la de mayor tamaño de las encontradas, hasta ahora en Asturias.

El salón de actos del Museo servirá para mostrar estos tesoros arqueológicos y para que el director de las excavaciones, Alfonso Fanjul, presente y explique las particularidades de los hallazgos y los trabajos realizados en cuatro fases y que tienen como objetivo ampliarse en campañas sucesivas.

La riqueza de los pastos en épocas antiguas se demuestra con estos trabajos y con los realizados, en la braña de Buxana, cerca del pueblo quirosano de la Rebollá, el pasado verano. Un equipo de seis investigadores dirigido por el lenense Pablo López, de la Universidad de León, coordinado por la catedrática de Historia Medieval de la Universidad de Oviedo, Margarita Fernández Mier, lograron localizar más de un centenar de restos arqueológicos en la excavación, algunos tan interesantes como un hacha pulimentada, trozos de sílex de otros utensilios cortantes, restos de cerámica que van desde la época prehistórica hasta la Edad Media. Dos lugares diferentes, equipos distintos con excelentes resultados.

Compartir el artículo

stats