Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arrancan las obras para frenar las crecidas del río Nalón en Peñaflor (Grado)

El proyecto que ejecuta la Confederación Hidrográfica incluye un pozo de bombeo con capacidad para evacuar 155 litros de agua al segundo

Las obras contra las inundaciones en la localidad de Peñaflor. | B. G.

El río Nalón ya no causará más estragos a su paso por Peñaflor. O, al menos, eso es lo que se espera, después de hayan dado comienzo las obras por parte de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) para poner fin a los habituales desbordamientos del río en esta parroquia moscona. Es habitual que por estas fechas todos los años haya alguna pequeña crecida, pero en la retina todavía están los enormes desbordamientos de 2010 y de 2018, que asolaron las casas cercanas.

“Era una de las primeras reivindicaciones que teníamos y estamos contentos”. Chema López, presidente de la Asociación de Vecinos de esta parroquia de un centenar de habitantes, resume así el sentir del pueblo. La pasada semana, la maquinaria llegó a la zona, rompiendo la tranquilidad habitual, para realizar unos trabajos que fueron bien recibidos. “Los técnicos nos dicen que con esta obra se solucionarán un porcentaje muy alto de las inundaciones que puede haber, así que confiamos en ellos. Damos las gracias al Ayuntamiento y a la Confederación”, señala.

La zona más cercana al pueblo está catalogada como de riesgo extremo de inundación, el grado más alto, y es por ello que se desarrolla la actuación. Se va a elevar tanto en altura como en longitud la mota de protección existente en las inmediaciones del paso inferior del ferrocarril y también se elevará la rasante de la carretera que discurre por ese tramo. Una de las claves será la instalación de un pozo de bombeo, mediante el cual se podrá evacuar hasta 155 litros por segundo de aguas recogidas en la zona urbana, impulsándolas al otro lado de la mota de protección. El total de la actuación es de 107.138,88 euros, que se reparte en un 70% para la Confederación y el 30% restante para las arcas municipales.

Compartir el artículo

stats