Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manual de instrucciones para el paraíso

La Fundación Oso de Asturias asesora a los turistas sobre cómo actuar en la naturaleza: “Es muy útil”, dicen los visitantes en Proaza

Los informadores ambientales de FOA Lucía Cerra y Nacho Cabildo, ayer, en Proaza, asesorando a Amara Pardo Ares, Paula Ares Otero, Carlos Alberto Pardo García y Martina Pardo Ares, de Galicia. | S. Arias

Lo primero que preguntan los turistas a los informadores ambientales de la Fundación Oso de Asturias (FOA), con sede en Proaza, es si hay osos y qué es lo que tienen que hacer si se encuentran con un ejemplar en un sendero. “Vemos que en muchas ocasiones tienen una imagen americanizada, piensan que son como un oso grizzly y que hay que hacer ruido y gritarles, a veces porque se lo han dicho en Estados Unidos. Pero no es así porque tienen comportamientos diferentes y los grizzly son mucho más amenazantes que el oso pardo, que en cuanto oye hablar a la gente, huye”, explica Lucía Cerra, informadora de FOA.

Hace cuatro años que la Fundación puso en marcha este recurso, que cuenta con el patrocinio de EDP y Grupo Baldajos, para dar atención al creciente turismo de naturaleza en Asturias. El objetivo es informar a los visitantes sobre cómo evitar impactos negativos sobre la biodiversidad de los espacios para lograr, entre otras cosas, concienciar a los visitantes sobre la necesidad de no dejar basura o no molestar a la fauna.Y ya han atendido a 11.000 personas y repartido más de 10.000 folletos con información ambiental para conocer, por ejemplo, que los perros que hay sueltos en los pueblos y prados son guardianes y no están abandonados.

“Me parece una iniciativa muy interesante porque el que viene de fuera no sabe y te orientan, además como te llama todo la atención, te puedes equivocar también”, dice José Ignacio de las Heras, turista de Valencia atendido por los informadores. Son un total de cuatro, repartidos por el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa (Teverga, Quirós y Lena), Somiedo, o Proaza y Santo Adriano, donde también aconsejan sobre los recursos naturales disponibles y realizan encuestas para evaluar el perfil de los visitantes y su efecto sobre las economías locales. Un cuestionario que ha sido desarrollado por el doctor en Biología Javier Naves, de la Estación Biológica de Doñana y miembro del consejo científico asesor de la FOA.

“Muchas veces vemos que no saben ni si quiera que hay osos en el territorio y tienden a pensar que ‘Paca’ y ‘Molina’ son los últimos que quedan”, explica Ignacio Jiménez en referencia a las osas del cercado de Proaza y Santo Adriano que gestiona la Fundación.

Por otro lado, los turistas que sí saben que hay osos en Asturias preguntan dónde pueden verlos y cómo. “Les aconsejamos que vayan acompañados de una empresa especializada”, señala el informador Nacho Cabildo.

También se da a conocer a los visitantes que no solo hay osos en el territorio y que dando un paseo por un hayedo, en silencio, se pueden ver ciervos. “Muchas veces pierden de disfrutar de la naturaleza por falta de conocimientos”, añade Cerra. Los informadores advierten asimismo de que hay quienes llegan y lo hacen ya como “ecoturistas”, con un buen conocimiento de cómo manejarse en la naturaleza sin dejar huella.

“Se agradece”

“Me parece súper interesante y estupendo, es una información que se agradece porque te evita historias”, apunta Salvador Pacheco, de Valencia, tras atender la encuesta subido todavía a una bicicleta después de hacer la Senda del Oso. Los visitantes, por lo general, se prestan a ser asesorados y participar en la encuesta, con la que evalúan también aspectos turísticos en relación al alojamiento o cómo se han informado para conocer el territorio. “Hacen muy bien su trabajo y es una información muy útil para moverse por la zona”, detalla Carlos Alberto Pardo, visitante de Galicia.

La iniciativa es un éxito y próximamente llegará también a los parques naturales de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias y al de Redes, entre Caso y Sobrescobio. Todo para que los turistas conozcan a fondo el territorio rural asturiano, su naturaleza, flora y fauna y para que nadie confunda al oso pardo cantábrico con un ejemplar de la especie grizzly.

Compartir el artículo

stats