Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Candás se llena para acompañar el Encuentro

La procesión reunió ayer a cientos de personas | Controversia por la ropa de la Banda de Música: “No hay para trajes”

La imagen de la Virgen, rodeada de fieles, ayer, durante la retirada del velo. | B. G.

Candás cumplió ayer de nuevo a rajatabla con sus tradiciones. Cientos de personas asistieron a uno de los actos más emblemáticos de la Semana Santa local, la procesión del Encuentro, durante la que a la Virgen del Rosario se le retiró el velo una vez se encontró con la imagen de Jesuscristo. La Virgen partió hacia El Paseín y en torno a las 11.30 horas se produjo el esperado momento.

La procesión del Encuentro volvió a ser de gran belleza y multitudinaria. Contó con el acompañamiento musical de la Banda de Música de Candás y Canto popular de La Salve Marinera. Hubo, eso sí, algunas críticas este año por la vestimenta de los miembros de la banda. Los músicos fueron de calle y no con el traje oficial. Y así llevan tocando en los dos últimos años, apunta su director, José Miguel Karrera-Génova Álvarez, quien explica que, desde que se rebajó el convenio anual que mantienen con el Ayuntamiento de Carreño para poder destinar más cantidades a las necesidades generadas por la pandemia, no hay capacidad económica para reponer los trajes necesarios para los 85 intérpretes.

Momento de la retirada del velo. B. G.

“No pudimos ir reponiendo los trajes a los chavales adolescentes, que crecen como todo el mundo, ni a las nuevas incorporaciones, por lo que nos vimos ante una disyuntiva: o no tocamos o tocamos de calle. Y lo que decidimos es tocar sin traje, lo que pasa que como no hubo procesiones en los dos últimos años, no nos veían en los conciertos que estábamos sin trajes”, señala.

Por su parte, María Teresa Álvarez, de la cofradía Virgen del Rosario, apunta que la falta de trajes en la Banda no debería sorprender mucho a los candasinos pues llevan así dos años dando conciertos. “Efectivamente desluce la procesión, no es lo mismo ir uniformados que de calle, pero dicho esto, o tocan o no tocan y se lo agradecemos mucho. Benditos sean”, afirma.

Compartir el artículo

stats