Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pop Art candasín hace la maleta

Joaquín Viña, que ya ha expuesto en varios países de Europa, lleva este mes sus obras a una feria en Luxemburgo

Una de las obras del artista Joaquín Viña. | R. B. G.

Joaquín Viña ya se ha acosumbrado a abrirse camino en el extranjero. El pintor candasín ha participado en más de medio centenar de exposiciones desde que comenzó a moverse en este mundo y una docena de ellas han sido en diferentes puntos de Europa. Francia, Bélgica, Italia o Suiza han sido sus últimos destinos, a los que el próximo mes se sumará Luxemburgo, donde prevé una cita para la que “tiene buenas expectativas”.

El artista ya prepara el desembarco de su nuevo proyecto. Será en una feria luxemburguesa que se realizará entre el 19 y el 22 de mayo. A esa cita se llevará tres lienzos de 120 por 120 centímetros que pesan diez kilos cada uno. Después de las últimas experiencias, el artista parece tener cogida la medida al mercado internacional: “He probado en Lausanne este tipo de arte, más clásico. Y observamos que las ventas iban más por ese camino. La gente no quiere cosas agresivas en su casa. Quiere cosas dulces y que entren bien por la vista, que tengan su gracia y su por qué”.

Joaquín Viña

Joaquín Viña

El ojo del coleccionista es el que manda y eso hace que las corrientes vayan virando y que los artistas como Viña tengan que ir adaptándose. “Ahora no se quiere temática beligerante ni transgresora. La gente ahora pide Pop clásico y bonito. El Pop más decorativo”, dice. Y en esa línea explica el artista que van las tres obras con las que viaja a Luxemburgo: “Son de mucho color y con personajes icónicos dentro de la cultura pop. Se puede observar la variación de colores entre una y otra pieza para crear una visión de ambas. Es una mezcla alternativa entre gamas de grises y colores fuertes. Una mezcla muy interesante de ver y muy atractiva a la mirada del coleccionista. Es un regreso a lo auténtico del Pop Art”. Tras el arrasador paso de la pandemia, que golpeó con fuerza el mundo del arte y de la pintura, parece que empieza poco a poco a verse la luz. Eso es algo que los artistas, y por supuesto este candasín, agradecen. “Vuelven las ferias internacionales y eso es más que positivo, tanto galeristas como artistas estamos deseando volver a tomar el pulso de los coleccionistas nuevamente. Es importante saber las tendencias de cara a futuras exposiciones internacionales y nacionales”, explica Viña.

Este autor se refiere asimismo a que “tenemos vistas y expectativas muy buenas de seguir exponiendo internacionalmente y nacionalmente por supuesto”. “Cruzando los dedos de que todo se relaje un poco y nos dejen vivir en paz ya a todos. Queremos trabajar y demostrar arte, creatividad e ideas”, añade esperanzado.

Las últimas experiencias internacionales han sido positivas para Joaquín Viña, que también trabaja por encargo, y que no para de crear: “Me suele llevar un mes por lienzo, pero hay que entender que no somos imprentas. Trabajo solo, no tengo ningún compañero que trabaje sobre mis piezas y es difícil. Hago todo yo, el bastidor, tenso la tela... Todo, hasta la última capa de brillo sobre el lienzo. La demanda a veces no puedo encajarla. Pido hasta tranquilidad y paciencia. Las piezas llegarán”.

Este candasín deja otra reflexión:“Hay muy poca gente, solo las revistas especializadas, que dé voz al arte. Me lleva muchísimo trabajo viajar, realizar fichas, catálogos, trípticos... Cada viaje es un desmbolso. El propio desembolso de las obras... Es un trabajo que a veces no está valorado”.

Compartir el artículo

stats