Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tabayes no ha olvidado a los sanitarios

El colectivo profesional asturiano,“Sanjuanero de honor” en la localidad de Bimenes, que cumplió con la tradición de elevar el “omeru” ante la capilla

Verónica Escobar, Aitor García, Nuria Blanco, Pablo Fernández, Beatriz Cabeza, Julia Montes, Mael García, Adrián Barbón y Patricia Escobar, ayer, delante de la capilla de Tabayes. | S. Arias

El “omeru” de Tabayes, en Bimenes, se elevó ayer delante de la capilla del pueblo como manda la tradición tras una larga espera de dos años sin las fiestas de San Juan a cuenta de los rigores de la pandemia. Y fue precisamente la intensa lucha de los sanitarios asturianos durante los momentos más complicados del covid-19 el motivo por el que la asociación de festejos de la localidad decidió otorgarles a ellos el premio “Sanjuanero de honor”. Una distinción que recogió el consejero de Salud, Pablo Fernández, en representación del colectivo. Además al acto asistió, por sorpresa, el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón. También se homenajeó a la médica y a la enfermera del ambulatorio del concejo, Nuria Blanco y Beatriz Cabeza, respectivamente, así como a la vecina Julia Montes.

Los vecinos de Tabayes levantan el «omeru» delante de la capilla ante la atenta mirada del público. | S. Arias

“Es un reconocimiento más que merecido”, apuntó el consejero de Salud, quien explicó que los profesionales sanitarios “han estado dándolo todo” en momentos excepcionales y difíciles en los que “los ciudadanos se dan cuenta de que los profesionales sanitarios son los que están, literalmente, salvándonos la vida”.

La asociación del pueblo yerbato también quiso dar su agradecimiento al personal del centro de salud, pues “más que nunca se dio valor a la labor asistencial que realiza la Atención Primaria”, señaló Mael García, presidente del colectivo. Por ello, uno de los premios “Sanjuanero de honor” se fue para la doctora y la enfermera de Bimenes, muy emocionadas al recibir el cariño de quienes son sus pacientes. La distinción también recayó en la vecina Julia Montes, “con quien se puede contar para cualquier actividad y es memoria viva de nuestras tradiciones y cantares”, indicó.

El “omeru” fue cargado por los hombres del pueblo hasta la plaza de la capilla, donde solo ayudados por dos cuerdas levantaron el tronco, cuya copa estaba decorada con banderas de Asturias y España. Fueron segundos lo que tardaron en elevar el árbol que, una vez anclado en el hoyo, dio paso a un sonoro aplauso del público, entre el que se encontraba Salvador Gutiérrez Ordóñez, miembro de la Real Academia Española, natural de Tabayes y uno más entre sus vecinos.

En Tabayes estaban felices de volver a portar y alzar el “omeru”. Fiesta que no celebraban desde 2019 y que tan solo se había suspendido una vez con anterioridad, en 1937, por la Guerra Civil.

Salvador Gutiérrez Ordóñez, natural del pueblo y miembro de la Real Academia Española.

Ayer la tradición unió de nuevo a todo el pueblo para celebrar que “ahora toca volver a la normalidad, toca disfrutar y toca vivir”, arengó Mael García.

Pero antes de la fiesta, el consejero de Salud y el presidente del Principado visitaron en el centro social de Martimporra la exposición “Consulta médica de los años 50”. Una colección que se puede conocer gracias a la cesión, por parte de la familia, del mobiliario y material del antiguo practicante del concejo, Julio Ignacio Vigil García. Fue una jornada dedicada a la sanidad en Bimenes que acabó por todo lo alto en Tabayes.

Compartir el artículo

stats