Noreña inició ayer las obras de mejora de la calle del Truébano después de que los trabajos quedaran desiertos en una primera licitación por la subida de los precios de los materiales. Finalmente se ha adjudicado por una cuantía de 230.000 euros con un plazo de ejecución de tres meses, para hacer aceras accesibles a todos los vecinos, renovar los servicios de alumbrado y abastecimiento que se habían quedado obsoletos por la antigüedad de la calle y colocar arbolado en la zona, con tres nuevos pasos de peatones, dos de ellos en altura.

Será una vía de un único sentido con aparcamientos en línea, y como novedad se proyecta una plaza con una zona de estancia para los vecinos de la zona. También se reordenará el estrechamiento al final del vial, actuando hasta el entronque con la calle de Pedro Alonso, tal y como explicó el edil delegado del área, Pelayo Suárez.

Los trabajos ya están en marcha en el primer tramo para minimizar las molestias a los vecinos, toda vez que suponen el levantamiento total de la calzada para renovar los saneamientos.

Una vez que se ejecuten las obras los aparcamientos se verán reducidos: de las 40 plazas actuales se pasará aproximadamente a la mitad para acometer la reordenación de la circulación.