Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El llagar El Piloñu de Nava invierte 3 millones de euros en un centro sobre la sidra en Oviedo

Las instalaciones, en el polígono del Espíritu Santo, tendrán zona deportiva, de mercado y de catas y un restaurante especializado en la gastronomía sidrera

Monchu Viña, con dos de las sidras de El Piloñu en el llagar de Nava. | L. Palacios

Con una larga historia, el llagar El Piloñu de Nava aspira a convertirse en un puntal de modernidad. Lo hará de la mano de la tercera generación de la familia a cargo de las instalaciones, con una inversión de tres millones de euros para convertirse en un referente de la cultura sidrera para todos los públicos y con el objetivo, como explica su gerente, Monchu Viña, de "llegar a los nuevos consumidores", una vez constatado que la venta de sidra natural tradicional "es la que es y ha tocado techo".

Por eso desde hace un par de años en Nava se esmeran en dar la vuelta a su filosofía para convertirse en los primeros productores asturianos en elaborar sidra sin alcohol, la denominada Isidra, gracias a "una máquina de decantación de campana de vacío traída expresamente desde Estados Unidos para extraer los alcoholes". Han conseguido que espalme en el vaso al ser escanciada, que tenga estructura y que sepa igual, con apenas un 0,2 por ciento de alcohol para mantener estas características, pero apta para "diabéticos, embarazadas, conductores y todos los que quieran cuidarse", apunta Viña, porque apenas tiene 70 calorías y el azúcar ha sido sustituido por la estevia.

Las ventas marchan muy bien, con un mercado ya consolidado incluso fuera de España, y con una gran inversión a punto de ver la luz para crear un centro multidisciplinar de ocio y restauración en el polígono del Espíritu Santo, en Oviedo, que abrirá sus puertas "antes de San Mateo".

Han invertido unos 3 millones de euros para crear canchas para practicar varios deportes, minigolf, gimnasio, ludotecas para distintas franjas de edades, un mercado para comprar todo tipo de sidra, zona de cata y degustación y restaurante temático con platos sobre la sidra. Un complejo para llegar a todos los nuevos consumidores que "buscan algo más allá del chigre de toda la vida, con múltiples opciones y la idea de fidelizar a los clientes". El próximo sábado participarán de nuevo en el Festival de la Sidra para ir calentado motores tras varios años de ausencia, y para dar a conocer sus novedades. Entre ellas figuran sidras tan rompedoras como las enriquecidas con omega 3 y vitaminas, la sidra de botellín o de lata o las carbonatadas. Sin olvidar el producto tradicional, que también siguen elaborando, pero con un ojo puesto en "todo el público que aún no ha llegado a esta bebida".

Compartir el artículo

stats