Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sidra de nueva expresión da la talla en Nava: "Cada vez tiene más aceptación"

Calidad muy alta entre los caldos presentados al concurso del festival naveto, donde hubo menos participación que en otras ediciones: 21 propuestas frente a las 50 de otras citas

Por la izquierda, los sumilleres y jurados del Concurso de las Mejores Sidras y Derivados de Manzana del Festival de la Sidra de Nava: Alberto Ruiz Pinilla, José Robustiano Ruiz de la Peña, Ceferino Cimadevilla Alonso, Francisco José Álvarez, José María Fernández Cao y Julio Collado Ríos. | A. L.

La calidad entre los caldos que se presentaron a la prueba final del Concurso a las Mejores Sidras de Nueva Expresión y Derivados de la Manzana del Festival de la Sidra de Nava fue alta, pero la cantidad de participantes fue mucho menor que la de otros años. De hecho, de los diez apartados que se premiaban, dos, los de mejor aguardiente joven y mejor aguardiente viejo, quedaron desiertos al no presentarse ningún concursante. En el caso del vinagre tan solo hubo una propuesta y fue precisamente uno de los productos que más destacó el grupo de seis sumilleres que compuso el jurado. El presidente de la Asociación de Sumilleres de Asturias, Ceferino Cimadevilla, que coordinó el jurado, señaló que "otros años había hasta 50 sidras y en esta ocasión fueron solo 21".

Los miembros del jurado valoraron sobre cien puntos cada uno de los productos que probaron y lo hicieron dividiendo su puntuación en cuatro apartados: visual, olfativo, gustativo y, por último, impresión general. Este tipo de productos que se juzgaron ayer en Nava tiene, según Cimadevilla, "cada vez más aceptación de la gente". Uno de los productos que más ha crecido es el de la sidra espumosa endógena: "Está teniendo un éxito grande", añadió el presidente de los sumilleres de Asturias.

El concurso comenzó con la sidra de mesa de nueva expresión, en la que el jurado tuvo que elegir entre solo dos productos. La votación estuvo reñida pero finalmente fue la 1947 de Viuda de Angelón, de Nava, la que se llevó la victoria. A continuación, los seis catadores probaron los tres caldos participantes en la modalidad de sidra espumosa exógena. Tras oler, probar y escupir el contenido de sus copas para evitar la excesiva ingesta de alcohol, lo sumilleres se quedaron con Lagar de Camín, de Lagares Asturianos, de Gijón.

Pero si hubo una modalidad que estuvo reñida y en la que sí que la participación fue estimable esa es la de sidra espumosa endógena, donde se presentaron cinco productores. La victoria fue para Ramos del Valle brut, de Sidra Fran, de Lugones (Siero). La siguiente en juzgarse fue la sidra envasada en botellas de un tercio, también con buena participación, puesto que fueron cuatro los productos que los sumilleres tuvieron que probar antes de escoger La Naveta Sidra Brut, de la empresa local Paca y Tola Bebidas. La misma empresa se llevó el premio a la mejor sidra rosada entre los dos participantes que hubo, con el producto Naveta Roxa.

El premio a la mejor sidra de hielo fue, por su parte, para Valverán 20 Manzanas, de la empresa Pomaradas y Lagares de Sariego. El mejor aperitivo de manzana, para el que hubo otros dos aspirantes, fue a parar a Alma de Trabanco Vermout en Rama con Sidra Natural, de la empresa gijonesa Sidra Trabanco. Por último, sin necesidad de puntuarse, ya que solo se presentó un producto, aunque muy celebrado por los sumilleres, estuvo el mejor vinagre, que fue para el Vinagre Ecológico de Sidra Camín, de Lagares Asturianos.

Compartir el artículo

stats