Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empiezan los trabajos para exhumar a los fusilados en la fosa de La Garba (Grado)

Marcos González, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, avanza que en la trinchera hay al menos cinco cadáveres

Los voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica observan cómo la excavadora retira tierra junto al lugar en el que se encuentra la fosa en la que van a comenzar a trabajar en La Garba (Grado). | ARMH

Los voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comenzaron ayer con los trabajos de exhumación en la fosa situada en La Garba, en Grado, donde hubo una trinchera en la Guerra Civil que, una vez que se alzó ganador el bando nacional, fue utilizada para fusilar a civiles del bando perdedor. En este caso no hay ninguna duda de que allí se encuentran al menos cinco cadáveres, puesto que hay un monolito que identifica el lugar y ya se han identificado algunos restos. Las investigaciones de la asociación indican que muy probablemente haya en este mismo lugar al menos tres cuerpos más.

Esta misma asociación lleva tiempo trabajando en la fosa de El Rellán, también en Grado, donde se han encontrado hasta la fecha 38 cadáveres. Marcos González, vicepresidente de la ARMH, explica que ya han comenzado a hacer las pruebas genéticas de los 38 cuerpos: "Hemos encontrado a unos 30 familiares pero nos vamos a centrar en hacer la comparativa con los 10 que son hijos e hijas de los fallecidos", señala el vicepresidente de la asociación.

En cuanto a la fosa de La Garba, Marcos González explica que fue "una trinchera": "Encontramos casquillos de 9 milímetros, de arma corta, una prueba de que podía ser el lugar exacto de las ejecuciones, también teníamos testimonios y ahora lo que estamos intentando es que se vaya vaciando el trazado de la trinchera donde están tapados los cuerpos", continúa. También son conscientes de que los cuerpos que están allí estarán "muy degradados por la tipología del terreno, por ser una zona húmeda y porque hay eucaliptos".

Marcos González explica que ese lugar de La Garba donde se encuentran los cadáveres y en el que se ha comenzado con la exhumación tuvo que ser "un escenario de batalla" y que posteriormente "se utilizó esa trinchera para llevar civiles y ejecutarlos". De hecho, saben que dos de las víctimas "son mujeres". "Una vez que cae el frente republicano, empiezan las ejecuciones", añade. El vicepresidente explica que la única entidad que colabora con ellos en estos trabajos es el Ayuntamiento de Grado. El resto se hace con fondos de la asociación y, sobre todo, con el esfuerzo de los voluntarios: "Somos 10 personas trabajando y dedicando nuestro tiempo libre".

Compartir el artículo

stats