Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exhumados nueve cuerpos de una fosa de la posguerra en La Garba (Grado)

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica retomará en 2023 la intervención en El Rellán, donde se contabiliza una víctima más

Los familiares de las víctimas de la fosa de La Garba, durante una visita a la exhumación arqueológica. | Óscar Rodríguez

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha culminado los trabajos arqueológicos de exhumación de la fosa común de La Garba, en Grado, donde se han hallado los restos de nueve víctimas de la represión franquista, fusiladas entre 1938 y 1939. Todas ellas aparecieron maniatadas con el mismo tipo de cable. "Es llamativo, nos hace pensar que fueron asesinados por la misma gente, pero en distintos momentos", señala David Fernández, voluntario y portavoz del colectivo en Asturias.

Las gafas halladas entre los objetos personales. | Óscar Rodríguez

La exhumación comenzó el pasado lunes en el prado Cantu la Piedra de La Garba, donde se tenía conocimiento del enterramiento ilegal de, al menos, cinco vecinos del concejo y donde habían aparecido restos de balas y casquillos. Se trata de José Arias de la Roza, de Villandás; Jovino González Fernández, de Rubiano; el matrimonio formado por María Concepción García Álvarez y Enrique Rodríguez Siñeriz, de Vigaña, y Erundina González López, de Panicera. Cinco biografías que fueron investigadas por el historiador Josema Doutón en colaboración con la asociación memorialista de Grado "Alcalde Carlos Barredo". También tenían indicios de un sexto cuerpo, correspondiente a un desconocido de Trubia (Oviedo).

Las labores arqueológicas se desarrollaron en la antigua trinchera de una Guerra Civil que fue empleada por los represores como fosa. De hecho, la línea defensiva discurre al aire libre excepto en el tramo donde se ubica el enterramiento. Allí, finalmente, se han encontrado nueve cadáveres, en mal estado de conservación y en una zona con la tierra muy mezclada y con restos incompletos. "No sabemos si por causas naturales o humanas, pero estaba muy revuelta, es algo que tenemos que analizar en el laboratorio para saber qué pudo provocarlo", detalla Fernández.

En los trabajos han participado 15 voluntarios y también se encontraron numerosos objetos personales de las víctimas, detalles humanos de las vidas robadas en La Garba. Unas gafas, un mechero, una navaja o anillos, uno de ellos con una inscripción, son algunas de estas pertenencias.

Con esta intervención, la asociación da por concluidas las labores en La Garba. En 2023, se continuará con la exhumación en El Rellán, donde ya se han extraído un total de 38 cuerpos en las dos actuaciones realizadas. "Pensábamos que eran 37, pero cuando fueron individualizados por el antropólogo se determinó que eran 38", explica Fernández.

Los restos de El Rellán están siendo cotejados, mediante pruebas de ADN, con las treinta familias que dieron sus muestras genéticas para determinar las identidades. También se procederá así con las víctimas de La Garba, cuyos familiares ya han participado en la recogida de ADN.

Compartir el artículo

stats