Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Examen veraniego para las pomaradas

Los técnicos de la denominación de origen de la sidra controlan las manzanas seleccionadas y el mantenimiento de los árboles

Una responsable del consejo regulador, durante un control a un cosechero acogido a la marca. | Sidra de Asturias

Las algo más de ochocientas pomaradas adscritas a la denominación de origen protegida (Dop) Sidra de Asturias están de exámenes. Los técnicos del organismo realizan durante estos meses de verano inspecciones y controles en las parcelas para comprobar que los 376 cosecheros usan como materia prima las 76 variedades de manzana autóctona acogidas a la marca, así como que lleven de manera correcta el autocontrol documental de sus fincas. También se comprueba si existe un correcto mantenimiento de las pumaradas y se evalúa la cantidad de producto que se prevé cosechar en una mancha de pomaradas que se extiende por casi 950 hectáreas de terreno regional, en su mayor perteneciente a los concejos que conforman la Mancomunidad de la Comarca de la Sidra.

Un vehículo del consejo regulador, en una pomarada. | Sidra de Asturias

Posteriormente, una vez que se recoja el fruto en el otoño y la manzana pase a los llagares para iniciar el mayado, los controles del consejo regulador se trasladarán a las bodegas. Entonces, se verificará la correspondencia entre los kilogramos declarados y los litros producidos. También se analizará el producto para tener la garantía de que cumple con los requisitos físicos, químicos y sensoriales que se requieren para que la sidra en cuestión pueda salir al mercado bajo el paraguas de la denominación de origen. Otros aspectos sobre los que se posa la lupa de los técnicos del consejo afectan al proceso de embotellado y al etiquetado con el identificador de la marca.

"Se trata de garantizar del adecuado mantenimiento de las parcelas y la elaboración de la sidra siguiendo los métodos tradicionales para obtener un producto único y de calidad reconocida por la contraetiqueta numerada", señalan fuentes del consejo.

En el ejercicio de 2021 se recogieron 8.360.391 kilos de fruto de las 76 variedades acogidas a la denominación y se produjeron 6,1 millones de litros de sidra. El objetivo del consejo, presidido por Guillermo Guisasola, es duplicar la producción de manzana de calidad y la elaboración de sidra acogida a la marca en el plazo de cuatro años. Luchar contra el fenómeno de la vecería (alternancia bianual de cosechas) y "un marco estable de precios razonables" para los cosecheros son otros de los retos que se marca el sector.

Compartir el artículo

stats