Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Candás cierra su festival musical con un maratón de piano en la calle para quince intérpretes

"Estamos contentos con el resultado, pero echamos de menos más gente joven", señala Miguel Karrera-Génova, uno de los impulsores

El taiwanés Ching Yi, ayer, al piano, en Candás. | B. G.

Clásicos de Beethoven, Mozart o Bach ambientarán esta tarde la zona de El Paseín en Candás. Será el broche al Festival Internacional de Música que se lleva celebrando en la villa carreñense desde el pasado martes y que permite volver a ponerle a la cita un toque popular, acercando la música clásica a vecinos y visitantes. Un piano se instalará en la calle, bajo los árboles cercanos a la Fábrica de Ortiz, y por él irán pasando desde las cinco y media de la tarde una quincena de intérpretes para completar un maratón en tandas de un cuarto de hora hasta las diez de la noche.

Es la séptima vez que se lleva a cabo este maratón, que acerca el piano y la música clásica a la ciudadanía. Sin duda, uno de los objetivos del festival, como explica José Miguel Karrera-Génova, presidente de la Banda de Música de Candás y uno de los impulsores del evento. "El concierto viene a escucharlo el que le gusta el piano y el maratón es para acercar el instrumento a la gente. Llama mucho la atención, se paran mucho... Además, está muy bien situado, porque pilla de paso a quienes vienen de la playa o del muelle”.

Se habían inscrito 29 músicos de diferentes nacionalidades, pero hubo que cerrar la lista en quince por motivos de tiempo y de capacidad. Se clausura así un festival que ha vuelto a congregar a mucho público en la Fábrica de Ortiz, aunque se echa de menos más gente joven. "Estamos contentos con el resultado del festival, aunque sí que es verdad que el miércoles hizo algo de frío. Estaría bien que vinieran más chavales que estudian piano. Es una oportunidad de escuchar y de ver la técnica de estos artistas", añadió el organizador.

El festival ya sobrepasa la veintena de ediciones tras una iniciativa que nació desde Estados Unidos, según explica Karrera-Génova. "Arrancó porque Óliver, un pianista de Gijón que dirigía la Banda de Música fue a estudiar piano a Baltimore y conoció allí a Julian Martin. Entre ellos surgió la química, lo trajo a Candás y me lo presentó. Fue el que nos propuso la idea de hacer el festival", rememora.

Con el maratón de El Paseín se cierra un festival que lleva el nombre de José Luis Vega "Pelis" y que ayer ofreció el último de los tres conciertos programados. Corrió a cargo de Ching Yi, pianista natural de Taiwán y afincado en Estados Unidos (EE UU), donde ha ganado numerosos premios. Interpretó varias obras de Beethoven, Schumann y Albéniz. El recital se prolongó durante más de una hora y reunió a más de cien personas.

Compartir el artículo

stats