Villaviciosa rescata la historia de Ramón Álvarez de Arriba, el gran benefactor de Peón

El libro "Un legado indiano para el siglo XXI", de Cristina Cantero y editado por el CTIC, arroja luz sobre "alguien que nunca se olvidó de su tierra"

Por la izquierda, José Luis Frieyro, director de zona de Caja Rural; Roberto Paraja, presidente de CTIC Centro Tecnológico; Pablo Priesca, director general de CTIC Centro Tecnológico; Cristina Cantero, investigadora y autora del libro; José Cardín, presidente del patronato de la Fundación José Cardín Fernández, y Alejandro Vega, alcalde de Villaviciosa, ayer, durante la presentación del libro. | A. L.

Por la izquierda, José Luis Frieyro, director de zona de Caja Rural; Roberto Paraja, presidente de CTIC Centro Tecnológico; Pablo Priesca, director general de CTIC Centro Tecnológico; Cristina Cantero, investigadora y autora del libro; José Cardín, presidente del patronato de la Fundación José Cardín Fernández, y Alejandro Vega, alcalde de Villaviciosa, ayer, durante la presentación del libro. | A. L. / A. L.

A. L.

La historia de Ramón Álvarez de Arriba, el gran benefactor de Peón (Villaviciosa), permanecía en penumbra. Iluminada con el legado que dejó con la escuela que construyó en su localidad natal y sus obras sociales, pero oculta por los pocos detalles que se conocían de su vida privada, como las razones que le llevaron a salir de Asturias, cómo fue el viaje hasta Cuba, cuáles fueron los primeros pasos que dio al llegar a La Habana o cómo fue prosperando hasta hacerse con un patrimonio importante que después le permitió ayudar a sus paisanos de Peón.

El libro "Un legado indiano para el siglo XXI", de Cristina Cantero Fernández, editado e impulsado por CTIC Centro Tecnológico, arroja luz sobre esas partes que permanecían ocultas en la vida de un personaje que fue fundamental en la historia de Peón y de todo el concejo maliayés. La obra fue presentada ayer en la Fundación José Cardín, en Villaviciosa, donde se dieron algunas pinceladas del contenido del libro y se puso en contexto el legado de alguien que se preocupó por mejorar la vida de la gente que vivía en la tierra en la que nació.

José Cardín Zaldívar, presidente del Patronato Fundación José Cardín, ensalzó a estos emigrantes que nunca olvidaron sus orígenes. En el caso de Ramón Álvarez de Arriba, la prueba de su legado, señaló Cardín, "es lo que es hoy Peón". El alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega, añadió que se trata de un libro que "merecía" este emigrante, que nació en 1839 y murió en 1920. "Los indianos estuvieron siempre preocupados por la educación pública y la formación, esa es una de sus señas de identidad, sobre todo de los asturianos y gallegos, y Ramón decidió formar a sus vecinos de Peón en agricultura", explicó el regidor, que elogió a CTIC Centro Tecnológico por "hacer que ese sueño de Ramón se haga realidad" gracias al proyecto que ha desarrollado en este pueblo de Villaviciosa.

El presidente de CTIC Centro Tecnológico, Roberto Paraja, repasó la vinculación de su familia con la Fundación Ramón Álvarez de Arriba hasta que a en 2019 fue donada a CTIC, que ha continuado ahora con su legado. "Desde que CTIC llegó a Peón, he sido consciente de lo conocedores que son allí las personas de la figura de su benefactor, de lo que hizo en la iglesia o construyendo la escuela", indicó. Por eso, la edición de este libro le parece a Paraja "una gran oportunidad para que sepan quién fue esa persona que emigró a Cuba a los 14 años, pero que nunca se olvidó de su tierra".

Pablo Priesca, director general de CTIC explicó las razones por las que su compañía, especializada en nuevas tecnologías, se decidió a editar este libro: "Este trabajo nos permite conocer las raíces más profundas del centro de innovación rural de Peón", dijo. Además, Priesca señaló que "a veces, se comete el error de asociar el pasado a lo viejuno sin entender que ese pasado, el conocimiento de los que nos precedieron y su capacidad de innovación es los que nos ha catapultado hasta aquí".

Al final, la autora, Cristina Cantero, hizo un somero repaso por la historia de un indiano que salió de Peón con 14 años y terminó haciendo fortuna en La Habana vendiendo máquinas de coser Singer.