Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escuela de Logrezana ya ha visto un siglo

El centro de Carreño festeja el sábado su centenario: "Pasaron muchas generaciones y hay que celebrarlo en condiciones"

Foto de grupo del curso 1962/1963. | R.B.G.

La escuela rural de Logrezana cumple cien años. El centro ha visto pasar a generaciones y generaciones de vecinos de esta zona de Carreño y un siglo de vida da para muchas historias. Algunas las cuentan quienes fueron escolares entre las paredes de un equipamiento que siempre ha sido una referencia en el municipio y que se edificó en su día gracias a la bondad de un emigrante.

Mucho ha cambiado el mundo desde que en 1920 a Manuel González Martínez, nacido en Logrezana y emigrante en Puerto Rico, se le pasara por la cabeza la idea de levantar las escuelas. En 1922 concluyó la construcción y fueron inauguradas. En 1923 ya funcionaban a pleno rendimiento. El equipamiento mantiene todavía hoy vida y cuenta con nueve alumnos, logrando así una trayectoria que llega a ser centenaria.

Ángel Riego, exprofesor de la escuela y exalcalde de Carreño.

"Si hago recuento de la vida, recuerdo la etapa en la escuela de Logrezana como el tiempo más feliz". Mari Luz García, vecina de la parroquia, lo tiene claro. Se formó en este centro de Logrezana, en el que entró en 1944. Las cosas eran bastante distintas a la actualidad: "Todo lo que sé ahora se lo debo a la maestra de Logrezana. Éramos siempre entre 25 y 40 alumnos, separados en chicos y chicas. Fue un tiempo muy bueno. Había que marchar a comer y volver de tarde, pero yo llevaba la comida y comía en la biblioteca, porque me quedaba la casa a tres kilómetros y ya iba y volvía caminando. Fue un tiempo muy bueno, no tenías preocupaciones de nada".

Otra persona que contribuyó al desarrollo de las escuelas fue José Manuel García, conocido en la parroquia y en el concejo como "Pepe el Maestro". Ese apodo le quedó después de 27 años trabajando en el centro de Logrezana, algo de lo que se muestra satisfecho: "Mi deuda de gratitud con Logrezana es muy grande. Depositaron su confianza en mí, confiándome a sus hijos para que guiase sus primeros pasos, aceptando mis consejos, sugerencias y respetando siempre mi labor docente y mis decisiones".

Fachada actual del edificio.

Lograr matrícula suficiente

Hubo dos ocasiones en las que la continuidad de las escuelas corrió peligro: estuvo amenazada por el cierre en 2000 y en 2006 a causa de falta de suficiente matrícula. Esa es aún una pelea actual. Carreño conserva dos escuelas rurales, la de Guimarán-El Valle y la de Logrezana, que casi todos los finales de curso busca cubrir las plazas que le permitan cubrir los mínimos para seguir funcionando. Estas van resistiendo. "Para el municipio poder contar escuelas rurales, aunque no sin dificultades, es algo a tener muy en cuenta", destaca el director de la de Logrezana David González.

Este próximo sábado será especial en el centro, pues se llevarán a cabo los actos para conmemorar el centenario, impulsados por la Asociación "Logrezana Existe", que preside María Fernández: "Se nos ocurrió porque una vecina del pueblo es familia del benefactor. Emigró a Puerto Rico y desde allí mandaba dinero con mucho trabajo y esfuerzo. Pasaron muchas generaciones y es merecido celebrarlo en condiciones", señala acerca de la conmemoración del aniversario.

El sábado a las 12.00 tendrá lugar el acto institucional. Se darán detalles a exprofesores y se descubrirá una placa. También se ha preparado una exposición con fotos y objetos antiguos donados por vecinos y digitalizados por la Asociación "Candás Marinero", además de un vídeo conmemorativo.

Compartir el artículo

stats