Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tazones da fe de su devoción marinera

La localidad cumplió con la tradición que tiene origen en la acción de gracias por la vuelta de los pescadores a casa tras la costera del verano

9

Tazones, ayer y hoy de la devoción marinera Vicente Alonso

Tazones, en Villaviciosa, despidió ayer su año festivo con la celebración de las fiestas patronales en honor a San Miguel y a Nuestra Señora del Rosario. "Este festejo de tiempo inmemorial ya tenía lugar en la primera iglesia que estaba en el monte San Miguel, de la que aún se ven parte de las paredes", explica Cristina Carneado, vecina de la localidad marinera. Añade que la festividad en estas fechas simbolizaba el regreso de los marineros de la costera del bonito tras el verano. "El origen de la celebración recuerda los tiempos en que los pescadores marchaban a la costera del bonito, y, a su regreso al puerto, tras un duro y peligroso trabajo, vecinos y pescadores acudían a dar las gracias a la Virgen y al patrono San Miguel por poder regresar con sus familias y por traer el sustento para pasar el invierno", apunta la tazonera, que ayer participaba de la cita ataviada con el traje típico de pescadera.

Los actos comenzaron bien temprano con la alborada de la Banda de Gaites Villaviciosa-El Gaitero. A continuación tenía lugar la misa solemne oficiada por el párroco José Manuel Fueyo y cantada por el Coro Voces de Cimadevilla. Fue una mañana en la que acompañó el buen tiempo y eso hizo que la procesión, ya de por sí hermosa por la belleza de las imágenes, la vestimenta de quienes las portan y del entorno, resultase aún más vistosa.

La presencia de fieles fue numerosa y la procesión, con niños y mayores vestidos de marineros y pescaderas que portaban los ramos adornados con ofrendas de roscas de pan y manzanas, llamó también la atención de los visitantes que llegaron a la localidad, una de las más visitadas de la región por la singularidad de su estampas y paisaje. La última fiesta del año en Tazones cumplió con la tradición de las honras religiosas y el broche de oro lo puso asimismo la música asturiana, con los sones de la Banda de Gaitas en la plaza del puerto que emocionaron a muchos de los presentes.

Compartir el artículo

stats