Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los productores de kiwi prevén recoger unas 3.500 toneladas en esta campaña

Pravia inicia la cosecha con fruta de diverso calibre, pero toda de calidad y «muy rica porque llega dulce», destaca el colectivo que aglutina al sector

39

Así avanza la campaña de recogida del kiwi en Pravia S. Arias

Comienza la recogida del kiwi con un poco de retraso debido a las altas temperaturas registradas en octubre y lo que va de mes, pues la última fase de desarrollo del fruto requiere de temperaturas más frías que las que se han registrado en fechas recientes. No obstante, en algunas zonas, como Pravia, las vegas están en plena campaña de recogida. Se estima un volumen de producción de entre 3.000 y 3.500 toneladas en la región, similar al año pasado pero con una ligera merma debido a las heladas del mes de abril y el intenso calor del verano que han desequilibrado algo la temporada. La recolección trae frutos de diversos calibres y con mucho sabor. Así lo explica Rafael Olivo, presidente de la Asociación de Kiwicultores de Asturias (Aka), que aglutina el 60 por ciento de la producción asturiana.

«Es una buena campaña de fruta y va a haber de todo con distintos tamaños, más heterogénea, lo que permitirá una mejor distribución comercial de los kiwis, que independientemente de su tamaño, están todos muy ricos porque llegan muy dulces», señala. Para evaluar la recogida, Olivo se retrotrae al pasado abril, cuando las heladas afectaron algunas fincas quemando las yemas de la planta e impidiendo el nacimiento del fruto. Si bien, según detalla, «en aquellas plantaciones donde hizo daño, por contra, se dan frutos de más calibre».

Es lo que ha pasado en «El Campón», en Santianes, donde tendrán un 50 por ciento menos de producción. «Ha habido bastantes pérdidas pero hay productos de gran calidad porque las piezas son más grandes», explica Ignacio Cavanilles, ingeniero agrónomo de Kiwinatur. Es el segundo año que pasa pero por suerte en otros terrenos de la empresa no afectados por la escarcha esperan recoger el cien por cien de la fruta.

La helada primaveral también ha afectado una de las plantaciones ecológicas que Roberto Andina tiene en la vega del Narcea, en concreto la de Vegañán, donde pierde la mitad de los kiwis. Por ello ha iniciado una nueva inversión en las producciones para instalar un riego antiheladas. «Como es el segundo año consecutivo que tenemos el mismo problema me animé y vamos a incluir unos aspersores que, cuando haya previsión de heladas, estarán funcionando toda la noche», comenta a punto de finalizar la campaña.

La fruta llega con diversos tamaños esta temporada, en parte debido a las intensas temperaturas del pasado estío, con jornadas consecutivas por encima de los 30 grados en el Bajo Nalón. «Tanto calor en verano hizo que alguna fruta quedase un poco más corta de calibre pero la que hay está buenísima de sabor porque tiene mucha concentración de azúcar», apunta Olivo, quien destaca que «el tamaño importa poco, lo importante es la calidad y es muy buena».

Los productores que aún tienen fruta en las fincas esperan que no llueva mucho en los próximos días para que los kiwis estén en perfectas condiciones pero sí que haga un poco de frío para permitir la maduración. Es el caso de la plantación que tiene en Peñaullán la compañía Actinidia del Narcea avanza su dueño, Ángel Cuesta. En Repolles, sin embargo, donde no han tenido daños por la helada sí han sufrido robos que les han dejado varios lineales vacíos de fruta. Pero lo que más preocupa a este kiwicultor, decano del sector, es la incidencia del río Nalón a su paso por los terrenos de Peñaullán: «Empezaron obras por sitios pero aquí seguimos esperando y la cosa cada vez a peor». Con todo, los kiwicultores celebran una nueva cosecha de máxima calidad. «Se nota la profesionalización y modernización de las producciones, van más a la calidad, con productos grandes, y menos a la cantidad. Es el mejor kiwi de España», dice Juan Antonio Lázaro, gerente del grupo de desarrollo Bajo Nalón. Son kiwis de excelencia.

Compartir el artículo

stats