Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quirós despide a su cartera

Teresa Álvarez, encargada de repartir el correo en el concejo durante una década, falleció en su casa de Pontonga a los 101 años de edad

Teresa Álvarez, con su sobrina Isabel. | R. F. O.

Quirós pierde a una de sus vecinas más queridas y longevas. Teresa Álvarez, que se desempeñó durante muchos años como cartera rural en el concejo, ha muerto en su domicilio del núcleo de Pontonga, a los 101 años de edad, arropada por el cariño de la familia. El deceso tuvo lugar en la casa en la que siempre vivió junto a sus hermanos. Se trata un edificio histórico del siglo XIX que perteneció a una compañía francesa de minas. Atendida con todo el mimo por sus sobrinas Isabel y Ana, esta mujer sencilla y siempre servicial deja un gran recuerdo en el municipio, donde era muy querida y apreciada por todos.

La iglesia parroquial de Bárzana acogió el funeral por el eterno descanso de Tere, como era conocida esta quirosana, de carácter alegre y amante de las celebraciones religiosas. José María Álvarez, marido de su sobrina Isabel, le cantó una última tonada. Y es que la música le encantaba. Tal y como recordaba un vecino cercano, siendo niño Tere lo despertaba cantando y bailando una jota. En la fiesta que se organizó para su centenario, hasta se animó a cantar el himno de Asturias y una tonada. Fue aquella una jornada inolvidable, en la que la homenajeada y sus invitados pudieron disfrutar de sidra dulce y sabroso bizcocho.

Por cierto, Teresa Álvarez siempre fue una mujer coqueta, que no quería desvelar su edad. Eso hacía que las sobrinas decidieran convertir su cumpleaños en la celebración del santo para evitar que su tía no quisiera hacer fiesta.

Gran devota de la Virgen de Trobaniello, hasta hace bien pocos años se acercaba andando a la ermita, cada día 15 de agosto, para rezar y pedir por los suyos.

A petición popular, Tere fue homenajeada, junto a varios carteros veteranos del concejo, con la "medalla de oro" del municipio de Quirós. El acto se celebró en 2020 y ella se mostró "entusiasmada y muy agradecida por recibir la distinción". Acogió los obsequios con emoción y recordó cómo la cartería rural fue asunto familiar durante nada menos que cuarenta años. Primero fue cartero su hermano Antonio. Después ella, durante una década. "Antes había muchas más cartas que ahora, que con el teléfono se escribe menos", afirmó Tere entonces.

Álvarez ostentaba con orgullo el título de cartera más veterana, al igual que la distinción de "Mujer campesina", que le concedió el año pasado la asociación de mujeres del concejo.

Bautizo

Hija menor de una familia de siete hermanos, Tere fue bautizada de urgencia, pues, debido a su bajo peso al nacer, no parecía que pudiera salir adelante. Aquellas predicciones no pudieron estar más equivocadas, ya que, finalmente, alcanzó el centenario tras lograr superar años de duro trabajo en el campo, en la mina o en las casas. La futura cartera asistió a la escuela de Santa Marina y Bárzana. La Guerra Civil y la posguerra fueron también tiempos complicados.

Las actrices Lana Turner y Giulietta Masina, el escritor Augusto Monterroso o el compositor argentino Néstor Piazzolla nacieron el mismo año que Teresa Álvarez. Todos fueron más conocidos en el mundo, pero la cartera quirosana deja una huella de humildad, bondad y alegría que compartió con sus vecinos en un tiempo en que las cartas eran, casi siempre, un regalo insustituible e impagable. De vida modesta, sencilla y plena, Teresa Álvarez deja entre sus familiares, vecinos y amigos un enorme legado vital.

Compartir el artículo

stats