Los vecinos de Perlora, en Carreño, recuperaron ayer una de las tradiciones del pueblo, los panes de San Antón. En la celebración, en la que habitualmente se subastan lotes de productos, han incluido tras muchos años esta peculiar ofrenda que protagonizan los niños y niñas que este año harán la Primera Comunión. Fueron los encargados de portar el ramu en el que se colocaron los panes, que fue prestado por el Grupo Cultural "Xana". "Tras dos años sin celebrar la fiesta fue muy entrañable y estuvo muy animada, además ver a los niños llevar el ramu hizo que la gente se emocionase", señala Mercedes García Junquera, presidenta de la Asociación Río Espasa, organizadora del festejo.

Los actos comenzaron con la procesión por los aledaños de la iglesia de San Salvador de Perlora que dio paso a una misa solemne presidida por el párroco de Perlora, José Manuel García. Además, hubo "un precioso" concierto a cargo del Coro de Perlora, que estuvo dirigido por José Luis García Iglesias y Alba García García. Tras el oficio religioso comenzó la subasta, que estuvo dirigida por Pedro Fernández Caballero y en la que se incluyeron los panes de San Antón como regalo. Y hubo de todo. Pujaron por lotes que tenían, entre otros, un gallo, árboles frutales como naranjos y limoneros, una lámpara, botellas de vino, empanadas, tartas y otras viandas caseras. Y hasta boletos de Lotería Nacional con los que repartir la suerte entre los vecinos. "Fue muy variado", precisa García.

Además, durante la hora que duró la puja, que estuvo muy animada y en la que nadie dejó un euro en la cartera, los presentes disfrutaron de sidra y empanadas que fueron cedidas por la Asociación de Sidra Casera de Carreño y la Comisión de Festejos de Perlora, respectivamente. Un almuerzo popular que animó mucho la subasta y en la que no faltaron tampoco termos llenos de caldo elaborado por mujeres del pueblo para que el público se pudiera sobreponer al frío invernal. Lo tenían todo pensado. Y así fue que la fiesta de San Antón volvió a ser un éxito tras los dos años de espera por culpa de la pandemia del covid. "Fue muy agradable volver a celebrar la fiesta", concluye García. Además, contaron con la presencia de la concejala, Cecilia Tascón.