El piragüismo, una asignatura en Candás: "Salen del agua queriendo apuntarse"

El club Los Gorilas enseña a los alumnos de los colegios San Félix y Poeta Antón

Por la izquierda, Elisa Varela, Julia Fernández, Naira Fernández, Clara Pérez, Iker López, Mateo Ditomaso, Gala González, Salma Espinosa, Daniela Rodríguez, José Cuervo, Paula Muñiz y Miguel Campelo. | A. G.-O.

Por la izquierda, Elisa Varela, Julia Fernández, Naira Fernández, Clara Pérez, Iker López, Mateo Ditomaso, Gala González, Salma Espinosa, Daniela Rodríguez, José Cuervo, Paula Muñiz y Miguel Campelo. | A. G.-O.

La pasión por el deporte es algo innato entre los vecinos de Candás. Una llama que prende bien temprano entre sus habitantes y que crece cada vez más con el paso de los años gracias al trabajo incansable que realizan entidades como Los Gorilas. El club organizó un año más el "Día escolar de la piragua" con el fin de acercar esta disciplina deportiva a los escolares de los colegios San Félix y Poeta Antón. "Es una actividad con la que llevamos varios años y que nos sirve para captar nuevos piragüistas. Muchos de los niños salen del agua queriendo apuntarse o lo hablan luego en clase entre ellos. Es algo que funciona muy bien", explicó Natalia Cuervo, encargada de la cantera del equipo junto a Sara González.

Escolares, durante las prácticas en la playa. | A. G.-O.

Escolares, durante las prácticas en la playa. | A. G.-O. / Alicia García-Ovies

La actividad, que se extiende a lo largo de varias jornadas, comienza con una sesión teórica en la que los estudiantes conocen la historia del club, quiénes fueron los olímpicos que formaron parte de sus filas y qué tipo de embarcaciones hay. Posteriormente, y tras haber recibido unas nociones básicas, se trasladan a la playa. Allí, arropados por varios monitores y con un chaleco salvavidas para evitar incidentes, llega la parte más divertida: meterse en el agua y probar suerte sobre la piragua.

Pero antes, unas explicaciones de último minuto. "Lo importante es coger el agua con la parte de dentro de la hoja de pala. Si alguien se cae, hay que intentar darle la vuelta a la piragua para que no se llene de agua. Si no podéis, no pasa nada; no os agarréis y dejar la piragua suelta para que no os arrastre", indicaron los monitores antes de ayudarles a ponerse el chaleco y entrar al agua.

La práctica dura cerca de una hora en que los estudiantes aprenden a dominar la pala y mantener el equilibrio sobre la embarcación, algo que no suele ser muy complicado pues "son muy estables". "Al empezar es más difícil. Hubo dos o tres veces que estuve a punto de caer, pero luego le cogí el truco y fue más fácil", reconocieron los pequeños Iker López y Salma Espinosa. Para ellos, como para la mayoría de sus compañeros, esta fue la primera vez que se subieron a una piragua, aunque viendo su cara de felicidad al terminar no será la última. "Quiero hacer el Sella", afirmó contundente López.

Estas sesiones con los colegios se complementan durante el verano con varios cursillos dirigidos a niños que hayan nacido entre 2012 y 2017. Este año se realizarán del 1 al 26 de julio, de lunes a viernes. Habrá dos turnos diarios, de 11.00 a 12.30 y de 12.30 a 14.00 horas. "Lo esencial para apuntarse es saber nada", puntualizó Cuervo.

Este sábado, además, tendrá lugar en el muelle de Candás la XXIII Regata Piragüismo Promoción, cuarta prueba de los Juegos Deportivos del Principado. Comenzará a las 11.00 horas y por el club local participarán una treintena de niños.