La regulación autonómica alejará los parques de baterías de las casas

El decreto estará listo para finales de año y Ovidio Zapico afirma que estas instalaciones deben alojarse en "suelos industriales"

La asamblea de Candamo, con el Consejero al fondo.

La asamblea de Candamo, con el Consejero al fondo.

La regulación autonómica para los parques de baterías incluirá la garantía de que estos puntos deberán guardar una distancia de seguridad respecto de núcleos rurales, casas dispersas, masas forestales y ganaderías. Así lo anunció ayer el consejero de Ordenación de Territorio, Urbanismo, Vivienda y Derechos Ciudadanos, Ovidio Zapico, que se reunió con cerca de un centenar de vecinos de Candamo, Illas y Las Regueras para analizar este asunto que preocupa en muchos concejos ante la proliferación de proyectos en distintas zonas de Asturias y que generan rechazo de los residentes.

Una distancia de seguridad no son "cien metros", lo que sería "claramente insuficiente", dijo el consejero en la asamblea celebrada en Ventosa (Candamo) para hablar con vecinos de territorios afectados sobre la normativa que prepara el Principado para ordenar su instalación y las zonas en las que será posible instalarlos o no. En el acto también estuvieron presentes e intervinieron la alcaldesa de Candamo, Marta Menéndez, el alcalde de Illas, Alberto Tirador, el teniente de alcalde de Candamo, Gabriel Menéndez, el director general de Ordenación de Territorio, Ignacio Ruiz Latierro y el director general de Vivienda, Daniel Sánchez.

El consejero consideró que la reunión fue "muy fructífera y enriquecedora" y anunció que se está trabajando ya en la elaboración de una instrucción previa a la aprobación del decreto, que recoja recomendaciones para la ubicación de estas instalaciones.

Añadió que el decreto, en el que trabajan en coordinación con la Consejería de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económica, estará listo para las últimas semanas del año.

"Margen de confianza"

"Compartimos la preocupación de los vecinos por las posibles consecuencias de estas instalaciones en las inmediaciones de sus domicilios y por eso, les he trasladado un mensaje de tranquilidad: el Gobierno de Asturias es consciente de esta problemática y desde las consejerías de Industria y Ordenación de Territorio estamos trabajando ya en un decreto que aborde la ordenación y regulación de estas instalaciones", dijo Zapico.

Aseveró asimismo que estos almacenes de baterías "pueden ser necesarios en el contexto de la transición energética, pero debemos determinar su ubicación porque no todos los sitios valen y por lo tanto, estas actividades deben ubicarse donde no generen inconvenientes para desarrollar la vida y las actividades tradicionales del medio rural asturiano".

En esa línea, indicó que el decreto debe determinar que estas instalaciones son una "actividad industrial y como tal, debe ubicarse en suelos industriales y que debe mantener una distancia de seguridad con casas dispersas, núcleos de población, masas forestales y explotaciones ganaderas". Concluyó comprometiendo el apoyo de su Consejería a las reivindicaciones vecinales y pidiéndoles "un margen de confianza para trabajar y sacar ese decreto que preserve un modelo de desarrollo rural sostenible y equilibrado".