Sariego, un Royal Ascot rural, así fue la última sesión del Concurso de Saltos

Cientos de visitantes del concejo y de media Asturias acudieron ayer a la Finca Maeza: "Es una maravilla"

Clemen Díaz, Juan Luis Noval y Serafín Cifuentes, vecinos de Sariego, en Maeza.  L. P.

Clemen Díaz, Juan Luis Noval y Serafín Cifuentes, vecinos de Sariego, en Maeza. L. P.

Como en el célebre Royal Ascot, pero sin pamela. La Yeguada Finca Maeza coronó ayer en Sariego tres días de competición ecuestre del más alto nivel con lleno total de público deseoso de ver y dejarse ver, de pasar una tarde deportiva y divertida entre algunos jinetes de relumbrón. "Qué guapu ye, fía", soltaba un grupo de mujeres en el graderío al ver pasar a José Bono Jr., todo sonrisa y bronceado en la pista saregana.

Numeroso público ayer en las gradas de Maeza. | L. P.

Numeroso público ayer en las gradas de Maeza. | L. P. / Luján Palacios

Hizo buen tiempo durante toda la jornada y eso animó a muchos a acercarse a las instalaciones, con barra, mesas a la sombra y hasta una zona "market" con complementos y objetos de decoración para sustraerse por unos momentos de la competición. Lleno total en las gradas y en las zonas verdes, con gente llegada de fuera, de media España, toda Asturias y Sariego casi al completo. "Vinimos en todas las ediciones, es algo digno de ver, y un gran aliciente para el concejo", apuntaban Clemen Díaz y Juan Luis Noval, del pueblo vecino de San Román, a la sombra de los robles mientras seguían la competición. Lo mejor de todo, aseguran, "es el ambiente, es una oportunidad de ver algo diferente, y una gran riqueza para el municipio".

Sariego, un Royal Ascot rural

Carine Dubois, Vanessa Fernández y Ketty Vives, ayer, en Sariego.| / Luján Palacios

Por Sariego también se dejaron caer visitantes experimentados. Como en el caso de Ketty Vives, directora de terapias ecuestres de Las Mestas, junto con sus amigas Vanessa Fernández y Carine Dubois. Además de grandes aficionadas, son madres de jinetes y amazonas que aspiran a competir en un futuro en Maeza: Alicia Suárez, Lea Monterrubio y Denis Ambres. Sería un sueño, porque "este lugar es fantástico, todo de diez: desde la organización hasta el ambiente, es una auténtica pasada", convenían a la espera del desempate.

Y sin falta de tocados, lores y ladies, Sariego se ha convertido por derecho propio en el epicentro de la hípica más emocionante, con gente de aquí y de allá y con el fin de, como coinciden la directora de la Yeguada, Cruz Maestre, y el alcalde del concejo, Saúl Bastián, "seguir creciendo, haciendo las cosas bien y dando protagonismo a esta zona de cara al turismo". Por el momento, objetivo cumplido.

La amazona Teresa Blázquez se lleva el Gran Premio

La jornada final de la competición en Maeza dejó además las victorias del asturiano Daniel Ocaña y el británico James Smith 

J. J., Sariego

La primera victoria de una amazona en el concurso internacional tres estrellas de Maeza se hizo esperar, pero cuando se produjo fue a lo grande. Teresa Blázquez, montando a «Nasa de Toxandria», se impuso en el Gran Premio en un emocionante final –seguido por numeroso público– en el que los tres primeros clasificados entraron en el mismo segundo. Un Gran Premio con el que se ponía punto final a una nueva edición del internacional de Maeza que contó con la participación de 43 binomios para una prueba que se disputó bajo el baremo de «A con desempate» y una altura de 1,50. Fueron 9 los participantes que completaron el recorrido sin penalizar, por lo que pasaron a la prueba final. 

En el desempate fue el español Carlos Calvo el primero en lograr el doble cero, pero su tiempo, más de 50 segundos, auguraba que iba a ser superado por alguno de los rivales, como así fue. Teresa Blázquez realizó una gran vuelta, recortando donde era posible y apurando en el resto, y suyo fue el segundo recorrido sin penalizar y además rebajando el cronómetro en nada menos que siete segundos. Su tiempo de 43.04 resultó ya imposble para el resto. Lo intentaron y a punto estuvieron de lograrlo el mexicano Fernando Martínez Sommer, con «Cor Bakker», que acabó en 43.45 segundos, y el brasileño Marlon Modolo, con «GB Diamantina», que lo hizo en 43.46. 

La primera prueba del día fue un «Dos Fases» con altura de 1,25 y 36 participantes, entre los que el mejor fue el joven asturiano Daniel Ocaña. Montando a «Furiazzo de L’Aubree», completó las dos fases sin penalización en un tiempo 21.61 segundos que resultó inalcanzable para el resto. Ocaña es uno de los jinetes asturianos más prometedores y habitual en competiciones internacionales. Recientemente fue el mejor español en el Gran Premio del CSIO junior de Busto Arsizio, en Italia. 

Tras el gijonés se clasificó la también española Ana Mateos, con «Providence 3», y tercero fue el francés Axel Narolles, con «Cuppydam du Pouey». Estos dos últimos están protagonizando una bonita lucha en cada salida a pista y entrando en el podio en todas ellas. 

La prueba mediana, penúltima de la jornada, se disputó bajo el baremo «A con cronómetro» y alturas de 1,40, y en ella tomaron parte 68 binomios. La victoria fue británica, a cargo de James Smith, que montando a «Juno Rose 23» fue el más rápido de los 30 participantes que completaron el recorrido sin penalizar. Smith empleó 58.20 segundos, tan solo 3 décimas menos que el español Mariano Martínez Bastida con «Action Force» y un segundo menos que el irlandés Billy Twomey con «Julius». Como dato curioso, los tres primeros lograron antes al menos una victoria y para Smith era la segunda. 

Tras las finalización de las nueve pruebas del concurso se entregaron también los dos trofeos adicionales, el que concede el Ayuntamiento Sariego al mejor sub-25, que fue para el belga Tibaut Philippaerts, y el que entrega la Comarca de la Sidra al mejor español, que recayó en Mariano Martínez Bastida. 

Suscríbete para seguir leyendo