Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bitácora de Lugones

Más de diez años del centro de salud

Las vicisitudes que superaron los vecinos para lograr un equipamiento digno

Decimos que ha cumplido más de diez años el centro de salud de Lugones porque fue el 16 de junio del 2006 cuando, situado en la calle Puerto Pajares, 6, fue inaugurado por Álvarez Areces como presidente del Gobierno Autonómico del Principado, y Juan José Corrales Montequín, como alcalde de Siero. El proyecto de este centro de salud fue cofinanciado por la Unión Europea-Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Los servicios que viene prestando cubren las siguientes especialidades: medicina general, pediatría, enfermería, promoción y educación para la salud, asistencia social, punto de atención continuada, fisioterapia, salud bucodental y psicoprofiláxis ob.

Para alcanzar un centro médico acorde con las necesidades de la comunidad vecinal de Lugones, este pueblo ha tenido que pasar por muchas vicisitudes que impedían lograr un equipamiento merecedor de la población tan heterogénea como la que cohabita en Lugones. Hasta la llegada de dicho equipamiento siempre ha soportado un déficit en prestaciones sanitarias. Del consultorio médico instalado en un chalet (ahora acaba de cederse a la Cruz Roja), situado en la calle Severo Ocho, pasó en el año 1974 a prestar estos servicios en un bajo de la calle José Tartiere, haciendo esquina con Severo Ochoa. Posteriormente -fíjense en el recorrido-, en sustitución de éste se abre otro con la categoría de centro de salud, siendo presidente autonómico J.L. Rodríguez Vigil, en la calle Severo Ochoa, en el inmueble que albergaba desde 1975 las dependencias del Centro Sindical. Como siempre ocurrió, este establecimiento sanitario nace pequeño, así habían advertido los vecinos al ser anunciado el proyecto.

No podemos obviar que entonces el área de cobertura incluía La Fresneda, Bobes, Viella y Pruvia, lo que constituía una muy corta visión real y de futuro por parte de las autoridades sanitarias. Pronto se hizo notar esta falta de previsión, pues así sucedió ya en el mismo momento de la inauguración del centro, en el ya citado edificio sindical. No obstante, los afiliados dependientes del mismo hubieron de soportar sus inconvenientes más de diez años, que fue cuando el gobierno autonómico llevó a cabo un nuevo y definitivo proyecto, como ya señalamos al principio.

Omisión. En la edición de LA NUEVA ESPAÑA del pasado 9 de enero omitimos el nombre del autor del dibujo de la antigua estación del tren en Lugones. Se trata de Ismael Rodríguez, que ya realizó otros dibujos magníficos de temas locales. Ocurre que las firmas de muchos artistas son irreconocibles.

Compartir el artículo

stats