Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Coppen

Bitácora de Lugones

José Antonio Coppen Fernández

La incineradora que supuso una amenaza

La gran movilización vecinal de comienzos de los años noventa del siglo XX contra el proyecto del horno en Villapérez

En ocasiones conviene recordar episodios para conocer las vicisitudes del pasado que nos trajeron hasta el presente, especialmente para aquellos vecinos que fijaron su residencia posteriormente a los hechos acontecidos o quienes aún no habían nacido. Viene esto a cuento porque LA NUEVA ESPAÑA del domingo 29 de Noviembre publicaba una amplia entrevista del periodista Ramón Díaz a Paz Orviz Ibáñez, gerente de Cogersa. Pues bien, esta señora señala que “la idea de la incineradora está descartada, es un debate cerrado y superado”. Puestos al habla con la empresa de comunicación de Cogersa, nos confirman que se trata del proyecto de la década de los años 90 del pasado siglo sobre un horno incinerador que estaba previsto instalar en Villapérez, municipio de Oviedo, colindante con Lugones, separados por el río Nora. Conviene añadir, para recordar, que esta amenaza venía precedida de la pesadilla que padeció este pueblo desde el año 1973, motivada por la contaminación producida por el horno calcinador propiedad de Mersa, que cubría de blanco las tierras, tejados y coches. Durante años fue un auténtico suplicio, que no finalizó hasta hace 35 años, es decir, el día 31 de Diciembre de 1985, tras reiteradas manifestaciones y, la prohibición de los vecinos de la entrada de camiones a la factoría. Hasta que Mersa accedió a su cierre bajo la condición de que se les comprara los terrenos. Así fue y en sus terrenos se levantó la Urbanización San Félix.

Pero volviendo a la amenaza del horno incinerador, el pueblo debe saber, especialmente los que no lo vivieron, por las razones antes apuntadas, que a partir del otoño de 1991, la gran preocupación de la mayoría de la población de Lugones y pueblos limítrofes de los concejos de Oviedo y Llanera, la motivó el proyecto de dicho horno incinerador. Los medios de comunicación comienzan a dedicarle el espacio que merece un tema tan alarmante. Aparte de manifestaciones, la Asociación de Vecinos San Félix celebró una reunión en la iglesia parroquial, con la autorización, claro, del entonces párroco don Cecilio, con una asistencia muy numerosa. Asistió invitada Dolores Romano, miembro de la organización Greepeace, que explicó las posibles consecuencias de dicha instalación. Dicha asociación de vecinos inició el 16 de diciembre de 1991 un encierro en las dependencias del Ayuntamiento en Lugones, en la calle A. Casona. Este proyecto se acaba debatiendo en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, en cuyo acto también se debatió el tema del horno de Serín, en el transcurso de un fuerte debate entre los representantes oficiales, así como el presidente de la asociación San Félix, Margarita Fernández, presidenta del colectivo vecinal de Serín, y los miembros de Greenpeace, Dolores Romano y Juan López.

Tras este acto, San Félix encarga un estudio al grupo ecologista Adena, quienes aseguran que este horno va a suponer un fuerte impacto medioambiental y de salud pública. Basa sus advertencias de peligrosidad en la emisión de gases contaminantes que serán de carácter tóxico, cancerígeno y bioacumulable. Las medios de comunicación se ocupan de este informe de Adena y, tal vez, influenciados por este estudio, en sesión del 8 de mayo de 1992, la Junta General del Principado plantea la suspensión del proyecto para construir este horno.

Por estos dos dramas de contaminación y otras muchas defensas, así como reivindicaciones, que no vamos a relatar ahora, este cronista viene presentando la candidatura desde el año 2003 al Premio “Pueblo Ejemplar de Asturias”. La fundación que lo concede en su reglamento recoge lo siguiente: “El premio será concedido al pueblo, aldea, núcleo de población, espacio paisajístico o grupo humano del Principado que haya destacado de modo notable en la defensa y conservación de su entorno natural, ambiental…..”. Que el lector juzgue si fue o no acertada la candidatura de Lugones a dicho premio. Nosotros seguiremos insistiendo año tras año.

Perlas de la sabiduría.

Un pueblo es una suma de deseos, de intereses, de pasiones e inteligencias. Cuanto mayor sea la muchedumbre de conciencias vivas que actúen por intercambio, en forma de solidaridad o en forma de lucha, dentro de una unidad social, más fuertes serán las potencias de esta (Ortega y Gasset).

Compartir el artículo

stats