Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Julián Rodríguez Reguero

La riqueza de Noreña

Una reflexión sobre la evolución de la renta disponible por habitante del concejo chacinero

Creo que los economistas tienen dificultades a la hora de fijar los parámetros que definen la calidad de vida de una sociedad.

En grupos sociales que comparten la forma de gobierno y servicios sociales como la atención sanitaria, el acceso a la educación o la protección de los mayores, el valor de la renta per cápita de un municipio puede ser un buen punto de referencia.

En una economía transparente nos dice el dinero que de media dispone cada individuo para sus gastos anuales una vez saldadas sus cuentas con Hacienda. Multiplicado por el número de habitantes tendríamos la misma aproximación para el concejo.

Con evidente satisfacción, Eloy “el Mosquitu” ya señalaba en un portfolio de los años setenta del siglo pasado que la economía noreñense era competitiva más allá de unas fronteras cerradas por la dictadura. Los datos del registro histórico de SADEI confirmaron esa percepción.

En el primer año recogido (1980) la renta disponible por habitante se estimó en 409.520 pesetas (12.089 euros/2020) y se mantuvo estable hasta finales de siglo, superando las dificultades que para la industria cárnica supuso en ingreso en la Comunidad Económica Europea (1986) y la llegada del euro en el año 2000. Además, en lo que va de siglo XXI, Noreña ha remado a contracorriente y su renta media disponible ha alcanzado los 17.463 euros en 2016 (último año disponible) y aumentado su población en más de 1.000 vecinos.

La otra cara de la moneda se observa en el claro descenso del porcentaje de la aportación de las industrias al fondo común y, sobre todo, en la necesidad que tienen nuestros jóvenes con excelente preparación de buscar su futuro lejos del quiosco de la música.

Una historia de hoy. Ante las malas previsiones económicas como consecuencia de la dolorosa pandemia, la asociación Contigo decidió destinar su Fondo de Solidaridad anual a colaborar con los servicios sociales de la villa. La respuesta de otras asociaciones, personas físicas y jurídicas multiplicaron por cinco la cuantía de forma inmediata.

El departamento de Asuntos Sociales reforzó sus programas de ayuda contra la pobreza energética, alimentación, educación y digitalización a familias vulnerables.

Finalmente, la cuantía del fondo no ha sido agotada antes de finalizar el año y una pequeña parte ha sido destinada para el mismo fin en los inicios de este año que comienza.

Para consuelo de los economistas puede que el valor de la renta como medidor de la creación de riqueza de los pueblos se ajuste a la realidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats