Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente A. Montes Álvarez

Virtud

Recordé una famosa frase de Aristóteles: “En las adversidades sale a la luz la virtud”. Se refiere a que cuando las cosas se tuercen se debe ir hacia ellas con actitud positiva, lo que hará mejorar la creatividad y la imaginación facilitando reponerse. El adoptar una actitud de justificación focalizando la adversidad en problemas irreales y lamentarse responsabilizando a otros, o el dejarse llevar por las circunstancias sin actuar directamente contra el problema termina forjando un hábito de fracaso. 

Los resultados de las elecciones madrileñas sirvieron para observar que la virtud brilla por su ausencia. Algunos culparon a la falta de inteligencia de los votantes no haber tenido más votos. Hay quienes justifican los resultados acudiendo a estereotipos simplones. Otros dicen que la adversidad es consecuencia de una campaña errónea y como ya no hay campaña no hay problema. 

Por otro lado, quienes obtuvieron éxito precisan reconocer que es efímero. Pensar que el éxito del cinco de mayo en Madrid se proyectará al futuro y en el país es una veleidad. Convence que la gran victoriosa haya dicho ser consciente de tener muchos votos prestados. 

Es una actitud de responsabilidad y no de petulancia y conlleva la necesidad de hacer una buena gestión del préstamo para que no se convierta en deuda que se cobre con intereses.

Compartir el artículo

stats