Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Leocadio Redondo Espina

Estampas navetas

Leocadio Redondo Espina

Cronista oficial de Nava

En otoño, sin sorpresa

Despedidas, celebraciones religiosas, acontecimientos deportivos e hitos ferroviarios en el cambio de estación

Ya desde hacía días veníamos detectando, en matices del tiempo y hasta en el olor del aire, indicios que nos anunciaban la proximidad de la nueva estación, por lo que su llegada oficial el 22 de septiembre, a las 21:21 horas, no supuso ninguna sorpresa, sino la confirmación en el calendario de algo esperado con normalidad. Cosa muy distinta de lo que, probablemente fue, para las gentes de la Isla de la Palma, constatar primero la entrada en erupción del volcán Cumbre Vieja, que se iniciaba a las 14,13 del sábado 19, y asumir, después, las desastrosas consecuencias derivadas de la mencionada erupción.

También a lo largo del mes fueron faltando personas, y en Oviedo, el día 4, nos dejaba la primera, Laudelina Alonso Alonso, Delia. Vecina de Vega, Delia era viuda de José María Omedo del Riego, con el que tuvo una hija, María José. Y el 5 era Alvarina Nava Canteli, Lola, la que fallecía en Llames de Baxu, a los 88 años. Lola, que era madre de Eva María, descansa en el camposanto de Santuyano, en Bimenes.

Luego, el 9 era Jorge Jesús Montes Piñera, Tino, el que nos dejaba en Oviedo, a los 73 años. Casado con Mercedes Redondo Canteli, con la que tuvo dos hijos, Pablo y Fernando, Tino era muy conocido porque, con su hermano Jaime, regentó y trabajó en el taller mecánico ubicado en la Avenida de Bimenes, número 1, de la villa, que atiende ahora la descendencia. Tino, que había nacido en la parroquia de Santu Medero, Bimenes, vivía en Verdera, y descansa en el cementerio de Cuenya.

Después, el 19 finaba en Oviedo Francisco Javier Montes Mayor, Chisco, a los 66 años. Casado con María Victoria Piquero Álvarez y padre de Alberto y de Sergio, Chisco, que trabajó en COAXMU, en Villabona, fue en sus años mozos un portero ágil y de probada garantía, que defendió, entre otros, los colores del Inmaculada, de Gijón, Deportiva Piloñesa, Club Europa y C. F. Peñamayor. Y el mismo día lo hacía, también en Oviedo, Benjamín González Carbajal, a los 85 años. Carpintero de profesión, Benjamín tenía el taller en Castañera, donde vivía, al frente del cual está actualmente su único hijo, Benjamín, carpintero también, como su padre.

A continuación, el 24 faltaba en Oviedo María Manuela Argüelles García, Mari, a los 76 años. Natural de Buruyosa, parroquia de Priandi, Mari era viuda de Luis Alonso Cueto, con el que tuvo dos hijos, Luis y Fonso. Y el 25 era Argentino Villanueva Tomás el que faltaba, en Oviedo, a los 84 años. Vecino de la villa, Argentino era viudo de Celsa Gutiérrez Escobio, con la que tuvo como descendencia a Tino, Ana y Eva.

Pero hubo tiempo para más cosas en el mes, en el que predominaron los días grises, y así el domingo 5, al mediodía, en Paraes, se celebraba la misa solemne y la procesión en honor a la Virgen del Carmen, ocurriendo lo mismo el domingo siguiente, día 12, cuando tuvo lugar en Purnea la misa solemne y la procesión en honor de Nuestra Señora de la Consolación, que comparte con San Antonio Abad la capilla del lugar. Y, entremedias, el 8, en el santoral la Natividad de la Virgen, se celebró el Día de Asturias y se honró a la Virgen de Covadonga.

También tarda más en amanecer, y llega la noche más temprano, y el precio de la luz sigue por las nubes, y parece que la pandemia está bajo control, y hay que poner más ropa en la cama, y algún afortunado hay que ya logró recoger castañas, y el Europa empezó a competir en la Regional Preferente, y las gentes jóvenes en edad para ello se han reintegrado a las clases en sus centros respectivos, y hay también mañanas en las que la niebla, perezosa, se demora y permanece como dormida sobre el paisaje.

Quiero comentar, por último, una noticia que considero importante para todos los asturianos, cual es que, el lunes 20, se llevaron a cabo las pruebas técnicas iniciales en la variante ferroviaria de Pajares, sobre las que Ramón Díaz escribió en LA NUEVA ESPAÑA de esa misma fecha: “Treinta y tres minutos separaron esta mañana el siglo XIX del siglo XXI. Fue el tiempo que tardó un tren laboratorio en recorrer los 47 kilómetros que separaron los puestos de adelantamiento y estacionamiento de trenes (PAET) de La Robla (León) y Campomanes, en Lena, esto es, la variante de Pajares”.

Como es conocido, las obras se habían iniciado el 11 de febrero de 2004, con la previsión de finalizarlas en el año 2010, y en este punto me parece adecuado recordar que fue un 15 de agosto de 1884 cuando Asturias quedó unida a la meseta por ferrocarril. Han pasado, pues, 137 años.

Dice el refrán que “buen tiempo en septiembre, mejor en diciembre”. Ya veremos.

Compartir el artículo

stats