Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Leocadio Redondo Espina

Estampas navetas

Leocadio Redondo Espina

Cronista oficial de Nava

Xarabatos y nieves de primavera

La asociación de jubilados protagonizó la actividad cultural de abril con sus representaciones teatrales

Comenzó el pasado abril con tiempo frío, lluvia y nieve en los altos, y ya en la tarde del viernes 1 tuvimos la inauguración, en la Casa de la Cultura, de la exposición titulada “Centro Niemeyer. Reflejos de Asturias”. A continuación, en el salón de actos de la citada casa, la Asociación de Pensionistas y Jubilados Alfonso X el Sabio representó, con gran éxito y lleno total (por lo que volvió a representarse el sábado 30), la comedia “Chez Pepa”, de José Ramón Oliva, con un emotivo recuerdo, al final, para la figura de Pepín Arboleya, integrante del grupo teatral que falleció en 2019. Y el sábado 2 finaba, en Oviedo, el sacerdote naveto Félix Torga Fernández, que fue párroco de Lorío y Entralgo, en el concejo de Laviana, por espacio de 49 años, habiendo constado en estas páginas su semblanza.

El domingo 3 terminaba la temporada el Club Europa, que competirá la próxima en Primera Regional, y el siguiente, día 10 y Domingo de Ramos, faltaba en Madrid María Dolores Fernández Martínez, a los 91 años. María Dolores era viuda de Ángel Armando Pérez Cañal, Nino, con el que tuvo a María Dolores, Benigno y Ángel. Ya en la Semana Santa, el lunes 11 Sidra Roza recibió el premio a la Meyor Primer Sidre L´Añu 2022, en la duodécima edición de ese certamen, que tuvo por marco el Museo del Pueblo de Asturias, en Gijón. Y el 12, en el Museo de la Sidra, se distinguió a los primeros clasificados en el 28.º Campeonato Regional de Escanciadores, alzándose con el triunfo, por tercera vez, el dominicano Wilkin Aquiles. Luego, el 13, nos dejaba José Vicente Corte Cueto, a los 65 años. Nacido en El Castañeu, parroquia de El Remediu, vecino de Villabona y agente de la Policía Local durante más de 35 años, Vicente estaba casado con Soledad Pandiella García, con la que tuvo a Inés y a Víctor. Y también en esa fecha faltaba en Salinas Luis Sánchez Parajón, que tenía 96 años y era viudo de la naveta Oliva Santiago Moro, con la que tuvo a Marisol, Carmita, Rubén y Marcos.

Después, el l4, finaba en Palma de Mallorca, donde residía estos últimos años, María Concepción Camblor Noriega, más conocida como Conchita la de la lechería. Conchita, que tenía 89 años, era viuda de Secundino Vega Cocina y madre de José Alberto (+), Luis Fermín (+), Juan Carlos, Pablo (+), María Victoria, Fernando y Carmen.Su funeral y entierro tuvieron lugar en Nava el 22. Luego, el 15 faltaba en Siero Hermida González Canga. Natural y vecina de Nava, Hermida contaba 101 años y era viuda de Santiago Faya Argüelles. Y, para terminar la semana, el 17, domingo de Pascua, finaba en Oviedo Jesús Casquero Canteli. Nacido en Les Cabañes, parroquia de Suares, Bimenes, y vecino de muchos años de La Colegiata, Jesús, hombre pausado y correcto que trabajó primero en la mina y después en diversas cosas, estaba casado con Anita Canteli Fernández, con la que tuvo a Susi, Carlos y Ana.

La semana cuarta se inició el 18 con la defunción, en Oviedo, de María Asunción Redondo Alonso, Choni, a los 72 años. Hija de Patrocinio y de Pío, hermana de José Antonio (+) y nacida en El Cantón, el pueblo de Ceceda le mostró su cariño llenando la iglesia en su funeral. Después, el 20, en la Casa de Cultura, José María Aladro, en un excelente recital, puso voz y música a la poesía en la Semana del Libro, mientras el sábado 23 se celebraba el I Encuentro de Asociaciones de Sidra Casera.

Por último, entre otros actos y exposiciones, la Escuela Municipal de Música, que celebra sus veinticinco años de existencia, ofreció, la quinta semana, conciertos de lunes a viernes. Y el 30, con el aforo completo y la presencia del autor, el grupo teatral de Alfonso X volvió a triunfar reestrenando “Chez Pepa”.

Reza el dicho que “Abriles cambiantes los verás abundantes” y, efectivamente, en su transcurso, tuvimos días de paseos y excursiones (los más) que alternaron con otros (los menos) de forna y cocina. Ahora, a ver que nos depara el mes entrante. Aunque dicen que “Quien en mayu se mueya, en mayu s’enxuga”.

Compartir el artículo

stats