26 de marzo de 2010
26.03.2010

Erice: «La memoria colectiva es un instrumento del poder»

El profesor cree que la «memoria se construye pensando en el pasado, pero con los intereses del presente»

26.03.2010 | 01:00
Por la izquierda, Román García, Jorge Uría, Francisco Erice y Alberto Hidalgo.

Oviedo, Ángel FIDALGO


«La memoria colectiva forma parte de las ideologías, genera identidad y es un instrumento del poder». Así se pronunció ayer Francisco Erice, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo, durante la presentación de su último libro: «Guerras de la memoria y fantasmas del pasado. Usos y abusos de la memoria colectiva», en un acto celebrado en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.


El acto fue presentado por Jorge Uría, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo; Alberto Hidalgo, profesor de Filosofía, también en esta Universidad, y Román García, editor de Eikasia. Alberto Hidalgo, advirtió durante su intervención, que Francisco Erice «en su espléndida obra, ha tenido la osadía de juntar un montón de elementos explosivos». Por su parte, Uría dijo: «La memoria colectiva es un pretexto para la movilización política».


Volviendo al autor, éste explicó por qué publicó el libro. «El auge actual de todo lo relacionado con la memoria colectiva me animó a escribirlo». Sostiene Erice que el asunto «tiene una dimensión académica y otra cívico política que determina las múltiples guerras de la memoria que hay en todo el planeta».


Sobre los objetivos del libro, precisó que el primero fue el de ofrecer una visión sistemática de las investigaciones sobre la memoria colectiva; después, intentar contribuir a clarificar conceptos polémicos que se manejan con falta de rigor. También quiso encajar el campo de estudio de la memoria colectiva en un elemento de conflictos ideológicos y rescatarlo de la idea de que la memoria colectiva es un mecanismo de acceso al pasado. Finalmente quiso reflexionar sobre el papel de la memoria colectiva en relación con los movimientos que aspiran a la emancipación humana. «La memoria se construye, no se recupera, a partir de unas ideas que se elaboran pensando en el pasado pero con los intereses del presente», advirtió Erice.


El historiador, en la última parte de su libro, trata de las guerras de la memoria colectiva, en la que analiza casos concretos como el Holocausto, la memoria de la resistencia antifascista en Italia, la guerra fría, la memoria colectiva en Rusia tras el socialismo, la larga y contradictoria batalla contra la impunidad en Chile, hasta el debate sobre la memoria histórica en España.


Del pacto de silencio y la amnistía de la transición se pasó a lo que el autor llama «memoria de la reparación», propiciada por el Gobierno socialista cuando llega al poder. Lo cierto es que en España tanto un bando como otro de la guerra civil utilizan la memoria histórica de forma partidista, sostiene el autor del libro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook