29 de mayo de 2010
29.05.2010
 

La horrible «buena suerte» de violar a una niña de 5 años en Camboya

29.05.2010 | 02:00

Oviedo, D. O.


Rosa María Calaf siempre ha hecho su trabajo «con una perspectiva de género», así que en su conferencia de ayer no dejó pasar la ocasión de denunciar los graves abusos sobre las mujeres que se cometen en algunos países asiáticos.


La periodista tuvo palabras para Somaly Mam, premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1998, para ejemplificar el horror. En Camboya pervive la creencia de que violar a una niña de 5 años da buena suerte en los negocios. Así que las pequeñas son vendidas por 40 euros. Una vez violadas son revendidas a los burdeles, donde trabajan en tareas del hogar hasta los 10 años, cuando comienzan a ejercer la prostitución. Somaly Mam fue una de esas niñas, pero logró escapar y ahora trabaja en defensa de los derechos humanos de las mujeres.


También puso sobre la mesa los abortos selectivos que pese a estar prohibidos se siguen cometiendo en India y en China. En estos países está prohibido que los médicos digan a los padres el sexo de los fetos, porque si son niñas, acaban con ellas. Un médico fue procesado cuando una ONG le grabó diciéndole a una madre: «Es una niña, pero no se preocupe que yo me encargo del problema».


En India se producen anualmente dos millones de abortos de fetos femeninos, un dato estremecedor de los muchos que ofreció ayer Rosa María Calaf.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook