04 de diciembre de 2010
04.12.2010
40 Años
40 Años
 

La santa fue consagrada como patrona de la ciudad en 1639 por Urbano VIII

04.12.2010 | 01:00

Á. F.


«Se diría que conocer el culto a Santa Eulalia en el período historiado por este libro es conocer, en gran parte, la vida de la ciudad y las relaciones del Cabildo y el Ayuntamiento, como rezan los documentos de la época», señala en la presentación del libro Abundio Martínez Malagón, director del Centro Superior de Estudios Teológicos de Oviedo.


«Devoción y culto a Santa Eulalia de Mérida en Oviedo» puede ser calificado de «extravagante», entendida la palabra en su sentido etimológico, según su autor, porque se trata de una publicación «que se sale de los límites y formas de un libro que, en el fondo, no es o no quiere ser otra cosa que la historia de la devoción y culto a Santa Eulalia, con todas sus manifestaciones, en la ciudad de Oviedo».


Lo que se sabe de la vida de esta santa, hija del senador romano Liberio, es gracias a los escritos de Aurelio Prudencio Clemente, el gran poeta cristiano nacido en el año 348 en Calahorra, cuarenta y cuatro años después del martirio de la santa. La devoción popular creía que un paseo de los restos de la santa por la ciudad de Oviedo atraía las lluvias, por lo que entre 1630 y 1639 el obispado de Oviedo llevó a cabo los trámites necesarios para convertir a la benefactora climatológica en patrona oficial. Cuando esto sucedió Santa Eulalia ya tenía su cofradía.


Fue consagrada como patrona del obispado de Oviedo en 1639 por el Papa Urbano VIII. Ya consagrada como patrona, el obispo García Pedrejón inició la construcción de una capilla para la santa en la catedral gótica de Oviedo, capilla que fue terminada en 1697.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook