29 de marzo de 2011
29.03.2011

Arturo Romero: «La energía que menos contamina es la que no se consume»

El catedrático de Ingeniería Química de la Universidad Complutense deja patente que «una sociedad sostenible tiene que ser responsable»

29.03.2011 | 02:00
El catedrático de Ingeniería Química Arturo Romero, durante su conferencia en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

Elena FERNÁNDEZ-PELLO

La eficacia energética requiere inversiones tanto para modificar los hábitos de consumo de la población como para introducir cambios en la gestión o las modificaciones tecnológicas. «Una sociedad sostenible tiene que ser responsable», según el catedrático de Ingeniería Química de la Universidad Complutense Arturo Romero Salvador y, en ese sentido, afirmó que «la energía que menos contamina es la que no se consume». Romero impartió ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA la conferencia «La eficiencia energética como instrumento de ahorro», programada en colaboración con la Facultad de Química y la Real Academia de Ciencias dentro del ciclo para la divulgación científica y tecnológica.


El catedrático de la Complutense advirtió de que «aproximadamente en los próximos veinticinco años se va a duplicar la producción de energía eléctrica» y eso tiene un coste ambiental. España, que importa el 80 por ciento de la energía primaria que necesita, no es un buen ejemplo de eficiencia a la vista de los datos que maneja Arturo Romero. La reducción del consumo energético en relación al producto interior bruto (PIB) -una relación que se denomina como intensidad energética- empezó entre los países de la UE en 1990, salvo en España. Aquí continuó creciendo hasta 2006, por el elevado peso de la construcción y del turismo en la economía y por el crecimiento del transporte.


En España el 47,9 por ciento de la energía primaria que se consume proviene del petróleo y es importada, lo mismo ocurre con el gas natural, que supone el 21,5 por ciento. Sólo el 3 por ciento del carbón, que cubre un 9,8 del consumo energético, es nacional y el resto se reparte entre las energías renovables (7,6) y la nuclear (10,7). «El gran crecimiento en el consumo de energía se ha producido en el sector del transporte», según el ingeniero. «En España el 81 por ciento del transporte de mercancías se realiza por carretera», señaló, «y el 98 por ciento depende del petróleo». En cuanto a las familias españolas, indicó que son responsables del 28 por ciento del consumo de la energía final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook