21 de diciembre de 2011
21.12.2011

Peyroux: «Haití está abandonada de la mano de Dios y del hombre»

El escritor y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA asegura que «una revuelta pacífica está justificada»

21.12.2011 | 01:00
Álvaro Fuente, Luis José de Ávila, José Belarmino Álvarez, Silvia Junco, Celso Peyroux y Margarita del Valle, ayer, en el Club Prensa Asturiana.

Pablo GONZÁLEZ

«Haití es una tierra abandonada de la mano de Dios y de algunos hombres. Pero no por el padre Ángel». Así arrancaba Celso Peyroux, cronista oficial de Teverga y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, la presentación de su último libro, titulado «Haití, mon amour. Crónicas de esperanza sin convencimiento». Peyroux cuenta en la obra sus experiencias vividas en la isla caribeña, arrasada por un terremoto en enero de 2010, junto al padre Ángel, responsable de la organización humanitaria Mensajeros de la Paz.

El periodista y escritor repasó durante la presentación de su obra, que hace la número 33 de su carrera, en el Club de Prensa Asturiana LA NUEVA ESPAÑA, lo que vio en su visita a un centro psiquiátrico en la isla. «La gente estaba enjaulada. La terapia que se sigue con estos enfermos es inexistente», señaló. También relató lo que sintió «al visitar la fosa común» donde están enterradas unas 300.000 personas víctimas de la catástrofe. O cómo existe una zona del país dominada por los criminales que definió como «el fin del mundo» y «el caos». «Vimos cómo se vendían sacos de ayuda humanitaria enviada por la FAO», denunció. Peyroux estuvo acompañado en su viaje por el fotógrafo Álvaro Fuente, que aporta parte del material gráfico del libro.

Peyroux aprovechó el acto para hacer un llamamiento a la solidaridad. «Las gentes de Haití y otros lugares no estarían pasando tantas necesidades si en nuestro camino mirásemos hacia atrás», señaló. Para el autor, la humanidad «se ha equivocado de camino» y animó a los presentes a buscar una salida para ayudar «a los pobres y los desamparados». Y es que para Peyroux «el mundo no tiene sentido si no vamos de la mano». En este punto lanzó una clara advertencia: «En estos tiempos una revuelta pacífica está más que justificada». ¿El motivo? Pues que este hombre «inquieto», tal y como lo presentó el periodista Luis José de Ávila, es de los que opinan que «el capitalismo hace aguas» y que «está en sus últimos momentos». Ante esta encrucijada Peyroux animó a los sociólogos y a los humanistas «a comenzar a definir un nuevo modelo de sociedad», y pidió la puesta en marcha de «éticas y prácticas de producción». Al mismo tiempo, Peyroux se felicitó por haber hecho coincidir la presentación de su libro en el Club Prensa Asturiana con la celebración del 75.º aniversario de LA NUEVA ESPAÑA. «Es un placer coincidir en este aniversario», dijo, mientras comentó que lleva 43 años colaborando con el periódico, «en el que llevo casi 10.000 trabajos publicados».

Peyroux estuvo acompañado en la presentación, además de por Álvaro Fuente y por Luis José de Ávila, por Silvia Junco, concejala del Ayuntamiento de Oviedo; por César García Santiago, editor del libro; por el alcalde Teverga, José Belarmino Álvarez Arias, y por la concejala de Morcín Margarita del Valle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook