Fernando Delgado repasa en su libro las vidas y nombres de los vecinos de Las Mazas, en Morcín: "Gente anónima como la de esta colonia minera hizo avanzar Asturias"

Excepcional presentación de la publicación, prologada por José Manuel Vaquero

Por la izquierda, Maximino García, José Manuel Vaquero, Fernando Delgado y Noelia Pereira.  | David Cabo

Por la izquierda, Maximino García, José Manuel Vaquero, Fernando Delgado y Noelia Pereira. | David Cabo

María José Iglesias

María José Iglesias

En Las Mazas (la única colonia minera o colomina, de Morcín), las puertas de las casas estaban siempre abiertas. Esa era y sigue siendo la filosofía del municipio que ayer se volcó con la presentación del libro en el que Fernando Delgado, cronista oficial de Morcín y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, ha recogido y documentado la historia y procedencia de quienes habitaron aquel pueblo artificial que se convirtió en una gran familia. Portal por portal, piso a piso, Delgado traza la memoria de todos los habitantes de Las Mazas.

La portada del libro. | Lne

La portada del libro. | Lne / M. J. Iglesias

Muchos de ellos y sus descendientes abarrotaron ayer el Club LA NUEVA ESPAÑA y por unos minutos regresaron a aquel escenario de acogimiento, testigo también de dramas, como el de un minero de Montilla (Córdoba) que falleció en una explosión de grisú a poco de llegar. Pero también afloraron momentos entrañables de los que fue artífice María Sofía Álvarez, "Esther la cartera", la madre de Fernando Delgado, encargada del servicio postal de Las Mazas de 1961 a 1998.

José Manuel Vaquero, consejero de Prensa Ibérica, prologuista del libro, le dedicó un agradecimiento que emocionó a todos: "Mi más sentida gratitud a María Sofía, por haber sido portadora de las cartas que yo enviaba desde Bueño a mi novia, Amparo Sánchez, hoy mi mujer, que vivía en Las Mazas", dijo José Manuel Vaquero, que sin tiempo apenas de acabar la frase recibió una larga ovación. Ambas, María Sofía Álvarez y Amparo Sánchez, estaban entre el público.

"Los emocionados momentos que vivimos son fruto del esfuerzo y del amor a su tierra de Fernando, hijo del minero Dimas Delgado, y de la cartera de Foz. Fernando es un corresponsal inconmensurable, un ejemplo de sensibilidad, como ha demostrado 35 años en LA NUEVA ESPAÑA", explicó José Manuel Vaquero. El periodista destacó las iniciativas en las que se ha involucrado Delgado para situar a La Foz en el mapa de la actualidad regional. "Ha impulsado la Hermandad de La Probe; ha dado a conocer el mágico Monsacro, a través de la senda de los 20.000 pasos, y ha propiciado la candidatura de la Hermandad y la comunidad vecinal de La Foz al galardón de Pueblo Ejemplar de Asturias concedido en 2002", recalcó Vaquero.

"Mientras haya periodistas como Fernando Delgado eso de que el periodismo ha muerto será una noticia falsa", dijo sobre el cronista oficial del municipio, nacido en 1963. Delgado a punto estuvo de nacer en la colonia: "Mi madre rompió aguas y casi da a luz en Las Mazas", desveló Delgado, que destacó los méritos de los héroes anónimos de Las Mazas para ser protagonistas del libro, editado y auspiciado por el Ayuntamiento que preside Maximino García.

"Gente anónima como esta es la que hace avanzar Asturias y España", recalcó el autor, también visiblemente emocionado, sobre todo al recordar a Marisa López Goyanes, que falleció el pasado 22 de mayo y tenía un interés especial en ver el libro en sus manos.

"Marisa formó parte de los equipos que han trabajado en este puzzle gigante que hemos tenido que armar. Vio la portada pero no llegó a conocer el resultado final", señaló Fernando Delgado, que también aparece en el libro en una foto de niño con su madre. "Ella me inculcó los valores de respeto a todas las personas, sobre todo a las humildes y trabajadoras", aseguró. "Me considero un privilegiado porque gracias al trabajo y al esfuerzo de mis padres, pude, igual que muchos de mi generación, tener una vida mejor que la de aquellas que vinieron a trabajar en las minas, personas ejemplares que conforman las verdaderas intrahistoria de los pueblos y los países", relató Delgado.

En una tarde de sorpresas aguardaba una más: el saludo público del escritor a su mujer, la riosellana Belén Valdés, con la que se casó tal día como ayer hace 24 años. "Ella me da el espacio para hacer todas estas cosas", remarcó.

Maximino García, alcalde de Morcín, y Noelia Pereira, concejala de Cultura, destacaron la investigación realizada por Delgado para identificar a cientos de familias procedentes de Andalucía, Galicia, Extremadura, Castilla y León, Cantabria, Madrid, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, Cataluña, País Vasco, Melilla, Asturias, Portugal, Argentina, Cuba, Rumanía, Eslovaquia y Marruecos, que habitaron el pueblo artificial construido a mediados de los años 50 del siglo XX. En total 1.614 personas identificadas e integradas en 340 familias.