08 de abril de 2008
08.04.2008

Detectado en Biesca, Villaviciosa, un nuevo caso de lengua azul

08.04.2008 | 02:00

Villaviciosa,

Mariola MENÉNDEZ


Se ha detectado un nuevo caso de lengua azul en Asturias. En este caso ha sido en la Biesca, parroquia de Ambás, en el concejo de Villaviciosa, según informó ayer la Dirección General de Ganadería y Agroalimentación, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, tras recibir la confirmación oficial del laboratorio de análisis de Algete, en Madrid.


Se trata del serotipo 1, el más dañino para el ganado ovino, pero que apenas presenta síntomas en el bovino, por lo que es más complicado de detectar. Los expertos aseguran que la vacunación es la forma más eficaz de combatir la lengua azul, enfermedad que transmite el mosquito culicoides.


El último caso de lengua azul conocido en Asturias se registró el 31 de marzo en una explotación Arancedo, en el municipio de El Franco. El serotipo detectado fue el tipo 8 y lo presentaba una vaca llegada de Alemania.


El serotipo 1 fue registrado en las vacas que resultaron afectadas por la enfermedad en el concejo de Llanes.

La lengua azul es una enfermedad que no se contagia a los humanos y la tasa de mortalidad en los animales ronda el 0,5 por ciento. El primer animal afectado en Asturias se registró en noviembre, cuando se descubrió lengua azul con serotipo 8 en nueve vacas importadas de Alemania. Dos de ellas se localizaron en una partida que llegó a Luces (Colunga), y otras siete, a Tol (Castropol).


Desde la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Principado de Asturias recalcan «la efectividad de los controles realizados que permiten la detección de estos casos», pero los ganaderos se muestran intranquilos ante una posible proliferación de la enfermedad.

La Consejería de Medio Ambiente decidió el pasado mes de marzo vacunar a las vacas sólo contra el serotipo 8 y dejar de lado la idea de hacer una vacuna que también las protegiese contra el serotipo 1, el registrado ayer en la vaca afectada en el concejo de Villaviciosa.


El Ministerio de Agricultura estima que en un plazo máximo de dos meses se comenzarán a inyectar las primeras vacunas en la cabaña ganadera, una medida que solicitan los ganaderos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook