11 de abril de 2008
11.04.2008

Un empresario «orgulloso» del papel que su familia jugó en la industrialización

11.04.2008 | 02:00
El conde de Mieres, en compañía de Luis María García, durante una visita a las instalaciones de Norte Joven.

Mieres del Camino,

D. MONTAÑÉS


El matrimonio del abuelo de Manuel Loring Martínez de Irujo con una de las hijas de Numa Guilhou fue uno de los grandes acontecimientos sociales ocurridos en Mieres durante la primera mitad del pasado siglo. El primer conde de Mieres provenía de una familia de la burguesía malagueña. Por su parte, Numa Guilhou, de origen francés, desembarcó en el concejo a mediados del siglo XVIII, adquiriendo varias empresas y creando la antigua Fábrica de Mieres, una de los grandes referentes industriales de la comarca.

Una de las pocas apariciones públicas del tercer conde de Mieres tuvo lugar hace dos años con motivo del 50.º aniversario de la vieja Escuela de Capataces, nacida al calor de la antigua Fábrica de Mieres. Manuel Loring Martínez de Irujo participó en un acto público, con la inauguración de la placa conmemorativa en las viejas instalaciones del centro docente, que ahora albergan la Casa de la Música. En aquella ocasión manifestó su «cariño» por el municipio y expresó su «orgullo» por el papel desempeñado por su familia en la expansión industrial del municipio. La familia Loring aún cuenta con un considerable patrimonio en el concejo, incluido el panteón de los Guilhou, en La Rebollada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine