02 de mayo de 2008
02.05.2008
A contracorriente

El Bodegón

02.05.2008 | 02:00
El Bodegón

Los viejos bodegones, esos espacios para el divertimento donde el vino en porrón y las viandas sencillas a gusto del personal, ya no encuentran hueco en estos tiempos de modernidad. Ya no se observan estos santuarios con olor a humedad y ambiente caldeado, donde la parrafada del bodeguero/a suponían el golpe de ánimo y de efecto matinal. Y si hablamos de este tipo de establecimientos con sabor y recuerdo hay que mentar el bodegón langreano de Irundina Argüelles Zapico, situado en la parte vieja de Sama, en sentido al pintoresco barrio de la Joécara. Acaba de cerrar sus puertas hace unas fechas para tristeza y melancolía de su clientela fiel y diaria. Es el último local de estas características que se escapa con más de medio siglo de existencia, sin contar otras décadas de servicio vinatero y distribución de bebidas. Otros emblemáticos locales, como el Llagarón en Pola de Laviana, Tornillos en Mieres o la Riojana en La Felguera, sólo son reductos de la hostelería de aquellos años que cumplieron un excelente cometido entre tertulias, condumio y vinos de pellejo, de Toro o de tierra de León.


El Bodegón de Irundina en Sama ha pasado a mejor recuerdo. Aunque a veces ofrece su interior para encuentros amistosos, lo cierto es que sus paredes, adornadas con viejos carteles festeros y calendarios del momento, amén de viejas fotografías deportivas y de cinegética, junto a sus lámparas, a la coqueta barra de la esquina y a la torpe pero cálida chimenea, son evocaciones emotivas del significado de un lugar apacible, menos los lunes, jornada mercantil en Sama, que ahora vuelve a la mente y a la retina de los que conocimos este mentidero de la venatoria y de las cosas de la buena vida.


La dueña y alma máter del negocio, Irundina, se despide de su labor profesional con lo mejor que sabe hacer, cocinar. Ayer, en un circunstancial momento de dadivosidad y sentimiento, quiso cumplimentar a muchos amigos de lo tradicional con un recorrido por la cocina popular. Riñones al Jerez en cazuela de barro, mollejas guisadas a su estilo e hígado encebollado a la salmerona. Casquería de altura con la elaboración minuciosa y sorprendente de esta mujer que ama la cocina como a las niñas de sus ojos. Su estimado hijo, Mario, se emocionaba al escuchar los comentarios antañones de su progenitora. Vetustos recuerdos de un pasado difícil, que han conformado su quehacer actual. Irundina, todo abnegación, sigue en la brecha a pesar de los años. Es mujer jovial y con sentido del humor, base fundamental para llevar las riendas de un centro social, su querido local, donde lo marcadamente masculino se imponía.


Los porrones de vino excelso siguen pidiendo paso. La cocina, limpia como un jaspe, huele a calidad. Los fogones dicen que todavía queda mucho género que cortar. Carnes de ternera del alto Nalón y derivados del cerdo. El picadillo con patatas y huevos de puntilla, ya están en la mesa. No hay tregua. Todo parece sencillo, pero las manos artistas de Irundina, hacen el resto. Los contertulios disfrutan de una comida de alto valor energético, pero adobada con la impronta de lo bien tratado. Se comenta que las recetas de esta señora no pueden dormir en el olvido. Hay que darles salida para que la opinión pública se beneficie de esa historia culinaria que un día marcó el acontecer de un singular y pintoresco local langreano. Sería una recopilación sabia y preñada de valores que refleja la tradición de los notables productos de este solar y lo bien que se prepara el yantar en estos enclaves. La comanda bien servida y trabajada, con la satisfacción y la rúbrica del personal que no se resiste a que este viejo bodegón diga adiós a toda una singladura de vivencias y placeres culinarios. Es la vida. Todo empieza y culmina. Irundina, levanta la copa de orujo casero y dice con voz temblorosa: «Un abrazo a todos por hacerme feliz con vuestras atencionesÉ».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine