31 de mayo de 2010
31.05.2010
40 Años
40 Años
 
Desde la Meseta

Pero, ¿en qué pensábamos?

Los casos de pederastia entre el clero y la reacción de la Iglesia católica

31.05.2010 | 02:00
Pero, ¿en qué pensábamos?

Una vez más, LA NUEVA ESPAÑA me acerca a?, ¿adónde? ¡Joder!, nada menos que al infierno. Miren ustedes, desde bien guaje los curas y las monjas metíeronme más miedo en el cuerpo que qué sé yo: todo el día hablándome del fuego eterno, Satanás, Lucifer, Pedro Botero? Ya, cuando tenía mediana edad -piensen en los cuarenta, suponiendo que dure ochenta, cosa que me creo en el mejor de los casos- la iglesia católica soltó amarras y, entonces, comenzó a predicar más en base a la misericordia divina. Aquello nos relajó un palmo y, con el tiempo, pasamos a que nuestra vida fuese un relajo, que es otra cosa muy distinta. Y, ahora, la Santa Madre Iglesia vuelve a atar corto y nos endurece la cuestión de la salvación estableciendo, de momento y que se sepa, dos categorías. Hasta aquí llegó para mí la parte más importante de las manifestaciones procedentes de la mismísima Cittá del Vaticano.

Resulta que, ante la salida a la luz de los abundantes casos de pederastia dentro del clero, el Papa se pone duro con sus ministros y manifiesta, en esta ocasión a través, nada menos, de Monseñor Charles Scicluna, Promotor de Justicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe -seguro que el cargo no le cabe en una simple tarjeta de visita-, que los religiosos que incurren en abusos tendrán un infierno más cruel que los paisanos de a pie. Miren por dónde, cómo Benedicto XVI tiene una fuente de información «del más allá» bastante más eficiente que la que teníamos hasta ahora a través del Viejo y Nuevo Testamento. Más aún, que a partir de ahora esto será igual que cuando viajamos unos en turista y otros en busines. Entendiendo yo, que jodidos van los clérigos y enseguida les dolerá el culo..., ¡sabe Dios por qué les dolerá!: dejémoslo ahí. En tanto que los de a pie «gozaremos» de una simple estufa que «ahora la enciendo, ahora la apago».

Quiero igualmente entender que, a los susodichos, la cuestión tienen que ponérsela más peliaguda que a los demás porque, quien tiene facultades para administrar el sacramento de la penitencia perdonando nuestros pecados y a la vez -o en vez de- practican?, ¡qué sé yo lo que practican los guarros esos!, al margen de la consabida cárcel de los tribunales terrenales, no se van a ir de rositas en el repetido más allá que tanto predican, ¿no?

Y ya mucho más en serio, hay que pensar que el mismo trato no lo pueden tener quienes, estando en una posición de dominio y vanagloriándose de estar ungidos con un sacramento como el del orden, Monseñor Scicluna es drástico en afirmar recordando las palabras del evangelio: «El que escandalice a uno de esos pequeños que se ponga al cuello una piedra de molino y sea arrojado al mar». Así que, de momento, el business classe no es para ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve