01 de diciembre de 2010
01.12.2010

La Escuela de Forestales desarrolla proyectos piloto para aprovechar el castaño en la región

Profesores del campus participan en la recuperación y estudio de plantaciones de Grado, Las Regueras y Sobrescobio

01.12.2010 | 01:00
Uno de los castaños en los que trabaja el grupo de Barredo, en Las Regueras.

Mieres del Camino,

Julio VIVAS

El área de ingeniería Agroforestal de la Escuela Politécnica de Mieres desarrolla un proyecto para la puesta en valor del castaño tradicional en la región en colaboración con la Consejería de Medio Rural y Pesca.


La iniciativa, tal y como destaca el profesor Pedro Álvarez, busca «recuperar el valor cultural y etnográfico del castaño en Asturias, pero sobre todo la capacidad productiva de fruto y madera de estos árboles». Álvarez destaca que en Asturias no existe en estos momentos una industria enfocada al castaño, a pesar de contar con 70.000 hectáreas de monte bajo.


Por el momento, el grupo de Agroforestales, en el que participan los profesores Marcos Barrio, Asunción Cámara, Elías Afif y el propio Álvarez, está desarrollando experiencias piloto en tres soutos (grupos de árboles injertados de forma tradicional) ubicados en Grado, Las Regueras y Sobrescobio. También colaboran en esta experiencia investigadores del Serida, como Juan Majada, Elena Canga y María Menéndez.


Los profesores se ocupan de poner en producción los castaños que se encuentran abandonados. Para ello, analizan el crecimiento de las plantaciones, las calidades de estación óptimas y comprueban la influencia de los tratamientos en su crecimiento, como el desbroce y otras técnicas de cultivo. «Con ello, intentamos proporcionar a la población un recurso más del que pueden vivir, como está ocurriendo en otras regiones, como en Galicia y Castilla y León, donde hay verdaderas industrias especializadas en el castaño». De hecho, Álvarez hizo hincapié en la «riqueza» de la comunidad, donde existen más de 66 variedades distintas de castaño que, «si no se recuperan, es muy probable que se echen a perder».


El trabajo en Grado, Las Regueras y Sobrescobio es experimental. El grupo de Agroforestales se puso en contacto con los propietarios de los terrenos (son fincas privadas en el caso de Grado y Las Reguera) para explicarles el proyecto y los beneficios del mismo. Sin embargo, con la colaboración de la Consejería de Medio Rural y Pesca, la iniciativa adquirirá mayores dimensiones. De hecho, en la actualidad se encuentran localizando montes de castaño públicos para iniciar allí los trabajos. En este caso, será la Consejería quien ejecute el proyecto, mientras que la Universidad pondrá a su disposición todo el trabajo recabado en la fase experimental. El proyecto defiende que, «con una buena gestión del castaño», se puede conseguir un alto grado de rendimiento productivo, «ya que este árbol tiene un crecimiento muy rápido y la madera es de excelente calidad». En cuanto a los frutos, las castañas, la producción anual en Galicia es de más de 10.000 toneladas, cuando en Asturias «es casi a nivel de consumo propio, con muy pocas toneladas al año».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook