11 de diciembre de 2012
11.12.2012

La planta piloto de CO2 de Mieres captura ya el 90% del gas en la quema de carbón

Hunosa solicitará concesiones para explotar el sistema de geotermia en la zona central de Asturias, tras el éxito de su uso en la comarca del Caudal

11.12.2012 | 01:00
El investigador Antonio Prado, entre la presidenta de Hunosa y el rector de la Universidad de Oviedo, ayer.

Oviedo, Julio VIVAS

La planta piloto de captura de CO2 de La Pereda alcanzó una eficacia de más del 90 por ciento. Así lo declaró ayer la presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, al mostrarse «satisfecha» por el éxito que está obteniendo este proyecto puesto en marcha en enero del presente ejercicio. Mallada, que asistió al acto de entrega del premio anual de la Cátedra Hunosa, que recogió el investigador madrileño Antonio Prado, también dejó claro el interés de la hullera por potenciar en la región el sistema de geotermia con el agua caliente de las minas y que actualmente funciona con éxito en el Caudal, donde abastece de calefacción y agua caliente a dos edificios de la Universidad de Oviedo y, en el futuro, al nuevo hospital Álvarez Buylla de Mieres. Mallada anunció que Hunosa solicitará concesiones para explotar este sistema en la zona central de Asturias.


La eficacia de captura de la planta piloto de CO2 de La Pereda no fue el único dato ofrecido ayer por la presidenta de la hullera, quien señaló también que la planta «ha operado durante unas 700 horas de manera estable, alcanzando las 150 horas de operación con captura de CO2». Además de este proyecto, Mallada anunció ayer que la Unión Europea acaba de aprobar a Hunosa «un nuevo plan de ensayos basados en la regeneración del «sorbente» por medio de recarbonatación con CO2 puro», permitiendo a la compañía profundizar en la investigación con dióxido de carbono.


También dejó patente su respaldo unánime a la térmica de La Pereda, donde se ubica la planta piloto de captura de CO2. Una central que pretenden enfocar a la co-combustión de biomasa, es decir, el uso combinado de biomasa con combustible fósil -carbón-. Esta iniciativa ya está desarrollando con el proyecto «Pellet in» para el desarrollo de pellets que puedan ser utilizados como combustible industrial, con lo que ya han conseguido «mantener el proceso de combustión de manera estable durante más de 24 horas con un 20% de la energía procedente de biomasa». En unos días, tal y como explicó Mallada, «lo probaremos con un 30 por ciento».


La iniciativa también parece estar estrechamente relacionada una nueva planta de generación eléctrica con biomasa, anunciado por Mallada hace unos meses. De hecho, apostó por seguir con este proyecto: «Es muy importante que Hunosa saque partido a sus superficies forestales en sus antiguas explotaciones mineras». Para ello, aseguró, «la empresa tiene establecido un convenio con la Universidad de Oviedo y la Escuela Politécnica de Mieres», acuerdo por el que los investigadores universitarios analizan la posibilidad del desarrollo de cultivos energéticos en las antiguas escombreras de la hullera.


La geotermia, o el uso del agua de mina para sistemas de calefacción y agua caliente, fue otro de los asuntos aludidos ayer por Mallada. La presidenta de Hunosa anunció que solicitará las concesiones para el uso de la geotermia en la zona central asturiana, después del éxito obtenido en el Caudal, donde la hullera ya dispone de tales concesiones. De momento, la hullera «está finalizando la tramitación de los permisos de investigación previos a la obtención de las concesiones que darán a Hunosa muchas posibilidades de abastecer de calor y frío a un gran número de instalaciones y edificio del centro de Asturias».


En cuanto a la Cátedra Hunosa y a la relación de la empresa estatal con la Universidad, Mallada dejó clara la importancia de «investigar, innovar, aplicar y obtener rentabilidad, elementos claves a la hora de determinar las posibilidades de futuro de nuestro sector». Sin embargo, la presidenta de la hullera señaló que, lamentablemente, «la vinculación investigación-empresa en nuestro ámbito está lejos aún de ofrecer los frutos que todos ansiamos y, especialmente, porque nunca en nuestra historia reciente tuvimos escenarios tan turbulentos que demandara con tal urgencia soluciones de futuro que reclamaran imaginación, innovación, inteligencia y habilidad». Mallada confió en que proyectos como la Cátedra Hunosa «contribuyan a allanar el camino vinculando de forma eficiente universidad y empresa».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve