Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado bloquea el proyecto para que los propietarios de montes produzcan la biomasa

El colectivo, que planea abastecer a Hunosa, no consigue los permisos para recolectar los residuos vegetales

El Principado mantiene bloqueado el proyecto para que los propietarios de fincas forestales de las Cuencas puedan empezar a producir biomasa. Este biocombustible irá destinado, en su mayoría, a la futura central eléctrica de Hunosa en Mieres. El colectivo, que se agrupa en la asociación "El Maeral", está a la espera de obtener la autorización pertinente por parte de la Administración regional que le permita comenzar a recolectar los residuos vegetales en sus fincas. Tino Alonso, presidente de la organización, explicó que el permiso es obligado para llevar a cabo esta iniciativa.

El objetivo del colectivo era empezar con la producción de astillado a partir de los restos vegetales de sus fincas el pasado mes de septiembre. Sin embargo, el escollo de los permisos ha retrasado el inicio de las labores. A pesar de ello, Tino Alonso se mostró optimista ante la esperanza de que la autorización "llegue cuanto antes". Mientras espera el permiso, el colectivo ha continuado trabajando para conseguir su objetivo. Así, ha establecido contactos con una firma dedicada a la comercialización de calderas de biomasa que le ayudará en las labores de recolección y producción.

También, tal y como destacó el presidente de "El Maeral", se siguen manteniendo contactos con la hullera estatal para abastecer a su futura central de biomasa. El colectivo lleva en relaciones con Hunosa desde que su presidenta, María Teresa Mallada, reveló su intención de poner en marcha una central eléctrica alimentada con este biocombustible. Un anuncio que coincidió en el tiempo con la puesta en marcha del colectivo, que al principio había nacido con un enfoque más centrado en el abastecimiento de biomasa para hogares y edificios públicos. Una idea que aún mantienen los productores, pero que esperan compaginar con el suministro de biomasa a la hullera. En este caso, la organización ha conseguido el compromiso por parte de Gobiernos locales como el de Mieres y el de Morcín para sustituir las calderas de gasóleo de los inmuebles municipales por otras que sean alimentadas con biomasa.

El colectivo agrupa a casi un centenar de propietarios de fincas forestales -la mayoría en Mieres y Morcín- que suman unas 1.000 hectáreas de terreno. Entre los socios, además, se encuentra la propia hullera estatal. Su plan era comenzar con el proceso de astillado de la madera procedente de los residuos vegetales de sus fincas. Las astillas, una vez obtenidas, tendrán que pasar por un proceso de secado que se alargará aproximadamente un año, obteniendo biomasa lista para su consumo. El colectivo optó en este caso por el astillado y no los pellets al ser más sencillos de fabricar. Aún así, no descarta en el futuro poder poner en marcha una fábrica de pellets.

Los propietarios de fincas forestales no son los únicos que avanzan en su proyecto, también la propia Hunosa. Además de la tramitación del desarrollo de su planta de generación eléctrica con biomasa, que costará 41 millones de euros, la hullera pretende modificar la central térmica de La Pereda con el mismo fin. En este caso, el objetivo es que la caldera pueda consumir tanto biocombustible como carbón. Para la hibridación de la planta, la firma carbonera destinará una inversión de tres millones de euros, tal y como consta en el borrador de los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.

Compartir el artículo

stats