Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una asignatura para llegar a la meta

Carlos Hevia, profesor de El Pilar-Sagrada Familia de Lena, gana un premio nacional por diseñar una materia que enseña a los alumnos a alcanzar sus objetivos vitales

Carlos Hevia muestra en su tableta el programa de Cambiología. J. R. SILVEIRA

Carlos Hevia, profesor del colegio El Pilar-Sagrada Familia de Lena, quería enseñar a sus alumnos a alcanzar sus objetivos de vida para ser felices. Fue así como decidió diseñar la asignatura de Cambiología, una materia que ayuda a los escolares a marcarse metas y adquirir un compromiso con ellas. El programa, aprobado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes y dentro de la oferta lectiva del centro desde hace un curso, acaba de recibir un premio nacional "Educaweb" en la categoría de Orientación Académica y Profesional.

El docente imparte clases de Educación Física y Cambiología en El Pilar. Empezó a trabajar en el programa de la nueva materia cuando percibió que "el sistema educativo actual sólo aporta conocimientos y se olvida de que el mundo ha cambiado y cada día hay más retos". "En eso estoy orgulloso de este centro (El Pilar de Lena), porque está al día e introduce cambios en el programa para que se adapte a las necesidades", añadió.

La principal necesidad en estos tiempos de inestabilidad económica, a juicio de Hevia, es adquirir herramientas para gestionar la incertidumbre. "Muchos de nuestros alumnos tendrán que emplearse en trabajos que aún no se han inventado, quizás ellos mismos los creen. Y tienen que estar preparados porque el camino no será fácil", explicó el profesor.

Lo primero es encontrar el "Elemento". Este término, que utilizó Ken Robinson en su libro del mismo nombre, describe la pasión vital de un individuo, su motor. Hevia explica que son necesarias cuatro condiciones para conseguir que una profesión sea el "Elemento" de una persona: la persona tiene que tener talento para esa profesión, querer dedicarse a ella, saber que le pagarán por desempeñarla y que el mundo la necesita". "Dos ejemplos prácticos son que si tu quieres cantar pero no se te da bien, ese no es tu 'Elemento'. También se te puede dar bien atracar bancos, pero eso no lo necesita el mundo", matiza.

Encontrar el "Elemento", trabajar el autoconocimiento y aprender a gestionar las emociones propias y las del entorno es el punto de partida para la asignatura Cambiología. Con ese "motor" ya asegurado, toca fijar metas: "Tienen que ser metas concretas. No vale decir 'quiero adelgazar' o 'voy a ser abogado'. Hay que decirse 'voy a perder tres kilos en dos meses' o 'voy a estudiar Derecho en cuatro años'", explica Hevia.

Los objetivos no sólo requieren de una definición, también es necesario un compromiso firme. Según el docente, "yo quiero que mis alumnos se conozcan y que se planteen objetivos reales". Alerta del peligro de convertirse en un "pintadianas", esa persona que "al mínimo obstáculo que encuentra en su camino decide rebajar sus expectativas. Una persona que pinta la diana según donde cae la flecha".

Habla un maestro que ha sabido encontrar el "Elemento" y conseguir sus metas. Carlos Hevia es profesor, coach y empresario. En todas las facetas, según explica, "ayudo a la gente a que haga realidad sus objetivos, a que cultiven su pasión". El último paso de la formación en Cambiología es encontrar a la "tribu": "Son los iguales, esas personas que hacen lo que nosotros hacemos y con las que nos sentimos identificadas".

Carlos Hevia asegura que el premio de "Educaweb" le ha dado la oportunidad de encontrarse con su "tribu". Esta tarde acudirá a Barcelona para recoger el galardón y también para "poder compartir mi experiencia con personas que comparten mis inquietudes". Algunos alumnos del curso pasado ya han sacado partido a las lecciones: han encontrado el "Elemento".

Compartir el artículo

stats