Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mieres Tubos, al final del túnel

El Principado estudia entrar a formar parte del accionariado de la factoría de Sueros, mientras se ultima la venta del 65% de su capital a un empresario moscón

La factoría de Mieres Tubos, en el polígono de Sueros, en Mieres.

La factoría de Mieres Tubos, en el polígono de Sueros, en Mieres. J. R. SILVEIRA

Tras dos años vagando por el desierto de la inactividad, la planta de Mieres Tubos esta cerca de llegar a un oasis. Y es que el acuerdo para que el empresario moscón Juan Antonio Fernández Coalla se haga con la mayoría accionarial de la empresa y la factoría de Sueros

La larga travesía de Mieres Tubos comenzó hace dos años. La familia Uribarren dejó de aportar liquidez a la fábrica, y los proveedores de materia prima dejaron de suministrar. La planta tuvo que cerrar, y pese a que los trabajadores firmaron un nuevo plan de empresa que recortaba sus emolumentos y sus derechos sociales, el esfuerzo fue en vano. La plantilla entró en un expediente de regulación de empleo que sigue hoy vigente. Algunos incluso ya han consumido todas sus prestaciones por desempleo, lo que les ha llevado a una situación complicada. Durante esos dos años, los dueños de Mieres Tubos se han negado rotundamente a dejar entrar a nuevos inversores o aportar capital para que la planta se reactivase. Dos años de protestas de los trabajadores, que han obtenido respaldo político desde la Junta General y el Ayuntamiento de Mieres, y también vecinal. La postura de los dueños de Mieres Tubos parece haberse movido en las últimas semanas. El Principado ha estado mediando durante meses entre los Uribarren y Juan Antonio Fernández Coalla, y hoy, el acuerdo parece más cercano que nunca.

Para poner en marcha la fábrica se necesitaría una inyección financiera de entre 6 y 9 millones de euros, aunque no todo el dinero lo pondría el empresario moscón, sino que el Gobierno regional participaría en esa operación. Durante los últimos meses, el Principado, a través de la Consejería de Industria, ha mantenido reuniones con ambos empresarios. La idea inicial era involucrar a los Uribarren, a los bancos y también a la propia administración autonómica. Sin embargo, los dueños de Mieres Tubos se negaban a aportar capital. Fue entonces cuando el Gobierno regional se puso a buscar otras vías, como la entrada de un inversor, en este caso Juan Antonio Fernández Coalla.

Tras varias conversaciones con ambas partes y sus abogados, el acuerdo parece cercano. En este momento, el que se convertiría en nuevo máximo accionista de Mieres Tubos está revisando los pormenores de la empresa para comprobar el estado real de la misma. De obtener un resultado satisfactorio, Fernández Coalla estaría en disposición de hacerse con el 65% del accionariado. El Principado también podría participar con hasta un 5% del capital de la empresa, mientras que la familia Uribarren mantendría un 30%. Sin embargo, la participación del Gobierno regional para reflotar Mieres Tubos no se quedaría ahí. Y es que la administración autonómica también podría financiar con entre dos y tres millones la operación. La fórmula aún no está definida, pero todo apunta a préstamos participativos a través de la SRP o Sodeco, aunque no se descartan otros métodos.

La puerta que habían cerrado con llave los actuales dueños de Mieres Tubos a la planta parece haberse entreabierto. La plantilla espera noticias.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats