Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La puerta de la invasión romana

Los arqueólogos creen que Carraceo, el nuevo campamento que excavan en la Carisa, fue utilizado por las legiones como puesto de vanguardia en su conquista

El recinto de Carraceo fue un punto de vigilancia para una avanzadilla de legionarios, dentro de la estrategia bélica para la romanización del territorio que ahora ocupa Asturias, en la Carisa. Esta es la primera conclusión a la que ha llegado el equipo de arqueólogos encargado de investigar el nuevo

Una alineación de los yacimientos casi perfecta han encontrado, hasta ahora, los arqueólogos. Cuando el enemigo intentaba penetrar en el territorio que actualmente ocupa Asturias desde la Meseta, encontraba en primer lugar el campamento de L.lagüezos. Era un recinto de cuatro hectáreas que albergaba una formación militar de envergadura: 2.500 legionarios, según algunos expertos. Viajaban con artesanos para arreglar las armas en caso de enfrentamiento, aunque los arqueólogos no han encontrado todavía ningún resto que indique que se produjo una batalla. La investigación en la cima, en la que limitan Lena y Villamanín, continuará el próximo mes con fondos de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Villamanín. Los arqueólogos investigarán en la vertiente leonesa, ya que la asturiana se excavó hace ya tres años con fondos de la Consejería de Cultura.

La investigación sí ha concluido ya en Curriel.los. A tres kilómetros en línea de aire de L.lagüezos, el recinto está entre Aller y Lena. Descubierto por Jorge Camino, Yolanda Viniegra y Rogelio Estrada, es el más impactante de los recintos de la Carisa. Se amplió hasta en cinco ocasiones, prueba para algunos expertos de que los romanos estaban sometidos a una fuerte amenaza hostil. Si hubo batalla, los legionarios ganaron: en la parte alta del campamento, hallaron restos de hogueras. Los romanos encendían fuego sin miedo a ser descubiertos, ya no había enemigo.

A la misma distancia está el recinto de Carraceo. El nuevo campamento está atravesado por la Vía Carisa, una construcción que impide el paso de enemigos. En el lugar se hallaron restos que están siendo restaurados y analizados en el laboratorio, pero todo apunta a que son de origen romano. El equipo de arqueólogos, encabezado por Esperanza Martín, también volverá a trabajar en este lugar el próximo mes. Todavía quedan muchos misterios por descubrir.

La investigación en Carraceo sale adelante con financiación y recursos de la Consejería de Cultura, Educación y Deportes y los ayuntamientos de Aller y Lena. La administración regional dotó a los trabajos de una partida de 4.000 euros, que se destinan a la restauración de los restos. Aller y Lena aportaron mano de obra y ayuda en la logística y el alojamiento para los arqueólogos que se desplazan hasta el lugar. El alcalde de Aller, David Moreno, agradeció el esfuerzo de la Administración regional en el enclave: "Sabemos que hay muchos proyectos esperando pero, gracias a su implicación, la Carisa sigue teniendo pulso".

Los ayuntamientos de Aller y Lena quieren conseguir que la Carisa sea clave para el impulso turístico de la zona. "Cada vez son más los turistas que llegan a Lena para hacer una ruta por la Carisa", aseguró el regidor lenense, Ramón Argüelles. Entre sus planes estaba también la puesta en marcha de un campo de trabajo europeo que, finalmente, no salió adelante. El máximo dirigente local de Lena lo volverá a impulsar la próxima temporada.

El ritmo de los trabajos en septiembre estará marcado por dos variables: la económica y la climatológica. Septiembre es el último mes para trabajar en la Carisa, ya que la nieve llega pronto al enclave. El Picu L.lagüezos tiene una altitud de 1.300 metros y Carraceo alcanza los 1.200 metros, por lo que la estabilidad meteorológica fuera de los meses estivales no está asegurada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats