Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad enviará un médico de paliativos la próxima semana

El Consejero achaca la tardanza en cubrir la plaza a que "no todos los facultativos asumen este tipo de responsabilidad"

Sanidad enviará un médico de paliativos la próxima semana

El servicio de cuidados paliativos de la comarca del Caudal -área sanitaria VII- volverá a tener médico la próxima semana. Así lo aseguró ayer en la Junta General del Principado el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, quien achacó la circunstancia de que ningún facultativo haya querido ocupar la vacante del titular, en excedencia, a la propia exigencia del trabajo: "No todos los médicos asumen este tipo de responsabilidades", lamentó el dirigente.

Francisco del Busto respondió ayer, en la Junta, a una pregunta de Podemos. El diputado de la formación morada Andrés Andrés Fernández Vilanova solicitó información sobre el servicio. Este requerimiento llega tras las quejas de los familiares de los enfermos debido a que la unidad lleva unos dos meses sin el único médico que presta el servicio en Mieres, Aller y Lena. Francisco del Busto aseguró que la baja será finalmente cubierta la próxima semana. Reconoció que el procedimiento para cubrir esta vacante no ha sido fácil: "No había demandantes en la bolsa de empleo y nadie se interesó en reclamar la plaza a través de la convocatoria pública abordada para tal efecto". Para ser concretos, sí hubo un médico que inicialmente accedió a asumir el trabajo, pero renunció casi de inmediato. Según el Consejero, se desdijo en "apenas dos horas".

Francisco del Busto reconoció ayer la dificultad del trabajo que desarrollan las unidades de cuidados paliativos, que en el caso del área sanitaria VII está integrada únicamente por un médico y una enfermera. Este servicio se encarga de dar asistencia domiciliaria a enfermos terminales que son derivados a través de los médicos de atención Primaria. El Consejero subrayó que durante las última semanas la enfermera asignada a la unidad ha seguido prestando el servicio con el apoyo de los facultativos de primaria y del servicio de urgencias del Hospital Álvarez Buylla

Los familiares de los pacientes que dependen de servicio de cuidados paliativos denunciaron la pasada semana, a través de LA NUEVA ESPAÑA, la anomalía que afecta a la unidad. Apuntaron que son 39 los enfermos que actualmente necesitan ser atendidos en sus domicilios por las graves dolencias que padecen. Un trabajo que conlleva desarrollar una tarea de enorme responsabilidad y que presenta connotaciones muy especiales, que emanan de las estrechas relaciones personas que en esta unidad en concreto se establecen entre médico y pacientes. De hecho, a los profesionales no les sorprende que ningún facultativo quiera asumir un trabajo que "impone gran respeto".

Compartir el artículo

stats