Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ayuntamientos rechazan el "fracking" y alegan contra las investigaciones

Mieres y Lena exigen a Hunosa un plan de impacto antes de ejecutar sondeos, mientras el resto de municipios reclama más información

Instalaciones del pozo Mosquitera, donde se llegó a plantear un proyecto de búsqueda de hidrocarburos.

Instalaciones del pozo Mosquitera, donde se llegó a plantear un proyecto de búsqueda de hidrocarburos. F. GEIJO

Los ayuntamientos de las Cuencas dicen no al "fracking". Los responsables municipales de los concejos incluidos en la investigación de hidrocarburos que proyecta Hunosa, con la empresa Volta, mostraron ayer su rechazo generalizado a este tipo de proyectos. Lena y Mieres han presentado alegaciones contra el proyecto "Llábana 1", mientras que otros municipios reclaman "más información" a la hullera pública.

Poco se sabe hasta ahora de la investigación de hidrocarburos que plantea Hunosa. Sólo lo anunciado en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA): una solicitud para una actividad coordinada entre Hunosa (70%) y la empresa Volta (30%) en un territorio de 37.314 hectáreas. La extensión se reparte entre Oviedo, Siero, Sariego, Bimenes, Laviana, San Martín del Rey Aurelio, Langreo, Mieres, Aller, Lena y Ribera de Arriba.

Los ecologistas ya han alertado de que un proyecto de "fracking" en las Cuencas supondría "el final" para los territorios, que resultarían "muy dañados" medio ambientalmente y sin posibilidad de otras alternativas. Algunas de estas opciones que no saldrían adelante, según los conservacionistas, son el turismo rural, la ganadería responsable o la agricultura ecológica: "Todas estas actividades son inviables en un territorio donde se han ejecutado proyectos con 'fracking'", explicaron.

Lo mismo creen en Lena. Es por eso que la concejalía de Gestión Ambiental, cuya área técnica encabeza David Barraso, ha presentado una serie de alegaciones al proyecto. "Hemos expuesto que no estamos de acuerdo con estas técnicas de extracción por fractura hidráulica. Creemos que, como mínimo, crean mucha incertidumbre sobre la seguridad que tienen", afirmó el técnico del Ayuntamiento lenense.

La alcaldesa, Gema Álvarez (IU), recordó que "se ha aprobado una Proposición no de Ley en la Junta para impedir este tipo de proyectos en la región". "Resulta contradictorio que se planteen si quiera estas investigaciones", destacaron desde el Ayuntamiento.

Los riesgos que se atribuyen al "fracking" son muchos. La técnica consiste en acceder a gases no convencionales a través de la rotura de rocas, a un máximo de 5.000 metros de profundidad. El gas se desprende a través de una inyección de agua y otras sustancias químicas a muy alta presión. Puede provocar microsismicidad en los lugares en los que se practica. También contaminación de acuíferos y del entorno.

Estudio ambiental

Riesgo suficiente, consideran desde el Ayuntamiento de Mieres, para que Hunosa presente un estudio de impacto ambiental antes de iniciar la investigación. "En las alegaciones se explica la necesidad de presentar un estudio detallado, además de la creación de una mesa sectorial y la organización de jornadas informativas", señaló ayer Delia Campomanes, responsable de la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible. La reclamación de un estudio de impacto ambiental era uno de los puntos incluidos en una moción, aprobada durante una sesión plenaria aprobada en 2013.

La mayoría de los concejos incluidos en los planes de investigación de Hunosa llegaron al mismo acuerdo en el pleno. En los debates de las corporaciones salieron a relucir dos reclamaciones principales: el riesgo del "fracking" y también la falta de información. Eso es lo que denuncian desde Aller, Morcín y San Martín del Rey Aurelio, los otros tres concejos de las Cuencas que se verían afectados por el proyecto "Llábana I".

En Aller, el concejal Francisco Velasco destacó que "no podemos presentar alegaciones con tan poca información, estamos atados de pies y manos". "Nosotros nos opondremos con rotundidad a cualquier plan que incluya esta técnica", añadió Jesús Álvarez Barbao, regidor de Morcín. El alcalde de Laviana, Adrián Barbón, prefirió no hacer declaraciones sobre la solicitud de investigación de Hunosa en Laviana. "La unión de todos los ayuntamientos es vital para cerrar la puerta al 'fracking' antes de que sea tarde", manifestaron desde la Plataforma Asturiana Anti-Fracking.

Los miembros del colectivo temen que Hunosa, en su colaboración con empresas privadas para la investigación de hidrocarburos, "esté buscando nuevas puertas giratorias". Su oposición al proyecto ya está en la calle: han organizado manifestaciones y amenazan con movilizaciones más rotundas.

Compartir el artículo

stats