02 de febrero de 2017
02.02.2017
Adiós a un apreciado joven del concejo de Aller

"Que los buenos recuerdos alivien la pena de todos", desea la familia de Fidel Megido

El entorno del cazador allerano fallecido en un accidente en Quirós agradece el apoyo: "Tantas personas, tantas flores que ahora le arropan"

02.02.2017 | 03:27

Fidel Megido González nunca se escaqueaba. Dicen los que le conocieron que, si alguien necesitaba algo, ahí estaban sus dos manos para ayudar. "Solidario", "alegre", "un chaval que era un paisano de los pies a la cabeza". Son las descripciones que más repiten amigos y vecinos del joven allerano, de 31 años, que perdió la vida el pasado sábado en un trágico accidente de caza en Quirós. Todos le despidieron en un multitudinario funeral que enmudeció a la localidad allerana de Casomera. Ahora, su familia agradece "todas las muestras de cariño que nos arropan". Hacerlo de forma individual sería imposible. Por eso han hecho público un escrito, a través de LA NUEVA ESPAÑA, que habla con el alma rota y que está redactado "desde el más profundo y desgarrador dolor que sentimos".

"¿Por qué amigo, por qué te has ido ya tan pronto?". Es la pregunta con la que inicia un escrito de despedida su amigo Rodrigo González. Y es la pregunta que se repite en muchos rincones del concejo, todos los rincones que Fidel Megido González dejó vacíos: "Lo queríamos todos, él lo mismo salía por ahí con los amigos que se sentaba a hablar un poco con los paisanos", recuerdan sus allegados.

Y siempre con la sonrisa perenne, con una broma diaria. "Vaya calor que fay, parez que tamos en Marruecos". Fue el último chascarrillo que le escuchó uno de sus amigos, el pasado viernes, en Cabañaquinta. Un día antes de que una vuelta perversa del destino enmudeciera a Fidel para siempre.

Su familia habla ahora por él. Y dicen que "no nos sentimos con fuerza ni capacidad para expresar nuestro agradecimiento personalmente a tanta gente que, desde el primer momento, nos está arropando con su presencia". Adiós a Fidel a través del consuelo para los que más le querían. Palabras de ánimo que llegan por teléfono, por mensaje, con dedicatorias públicas. Agradecen tantos abrazos, tantos gestos, tantas visitas, tantas palabras entrecortadas. También los silencios.

Porque hay momentos que, por difíciles, no se llenan con palabras. La familia los escucha a todos, también a los que no les sale la voz: "Vecinos, amigos, esos cientos de amigos de todas partes... Amigos desde la niñez, compañeros de trabajo de todos y cada uno de los empleos que tuvo". Y sus compañeros de caza, también los guardas, amigos unidos por una afició. Juntos en el respeto por la naturaleza y el amor por el concejo de Aller. Esos que ahora pasaban tiempo con él, y aquellos que lo pasaron antes. Como los profesores del colegio Nuestra Señora del Pilar de Pola de Lena, centro en el que cursó sus estudios, "y tanta y tanta gente que nos seguís haciendo llegar vuestras condolencias".

Fidel nunca estuvo solo. Y no se va solo. Se lleva un poco de todos los que le quisieron, "y tantas flores que le arropan". La familia también agradece, además de la profesionalidad, la "calidez humana" de todos los trabajadores del tanatorio de Moreda. Una ayuda necesaria para mitigar un dolor que no tiene cura. Para todos los que los han acompañado en un momento tan duro, la familia de Fidel Megido González tiene un deseo de esperanza: "Que los gratos recuerdos alivien la profunda pena que todos sentimos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve