02 de febrero de 2017
02.02.2017

Un plato que es bandera regional

Los expertos respaldan el reconocimiento para la celebración gastronómica turonesa pese a que la elaboración del menú está extendida por toda la región

02.02.2017 | 03:27

El principal obstáculo que ha tenido que superar el Pote de Turón para ser declarado fiesta de interés Turístico es que la comisión encargada de evaluar la propuesta puso pegas a reconocerlo como una celebración "singular" y "original". Los críticos argumentaban que el llamado pote asturiano de berzas está muy extendido y que no se trata de un plato típico de solamente de Turón. La concejal Diana López en su momento replicó con desparpajo a los detractores: "Que nosotros sepamos las sardinas se comen en muchos sitios y eso no es óbice para que el certamen de Candás haya merecido el reconocimiento con toda justicia". Los gastrónomos avalan este razonamiento y recalcan que el pote merece más atención.

Carlos Cuesta, colaborador de LA NUEVA ESPAÑA y experto en gastronomía aseguró que "es muy oportuno que se haya declarado el Pote como fiesta de interés turístico, son encuentros de mucha enjundia". La declaración, agregó Cuesta, "sirve para avanzar en la promoción turística de Turón, ya que además el pote del valle tiene unas características especiales, se asemeja mucho a la olla medieval".

"Este plato, en sus diferentes variantes, tiene un gran valor nutricional y es importante promover una tradición culinaria asturiana que vaya más allá de la fabada, que ha tenido un enorme apoyo institucional", dice el gastrónomo José Antonio Fidalgo, quien defiende que el pote merece ocupar un lugar más preponderante en el marco de la gastronomía asturiana: "El guiso de berzas es una bandera de la región, como la merluza en salsa verde o tantas otras recetas. Hay que tener en cuenta que el pote es bastante más antiguo que la fabada".

El pote asturiano comenzó a elaborarse como una comida de supervivencia. Inicialmente las berzas se preparaban con nabos y castañas. Los años de la posguerra vieron proliferar esta combinación para combatir el hambre. Más tarde la patata asumió el acompañamiento, con la incorporación también de los compangos de carne. "Lo que era una comida humilde pasó a enriquecerse, introduciéndose también las alubias", destaca José Antonio Fidalgo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve