23 de junio de 2017
23.06.2017

El triste adiós a Josín sin "Trasgu"

Amigos y familiares despidieron a José Lazcano, pero sin su más fiel compañero: "Nos rogó que no lo trajéramos", afirmó la nueva familia

23.06.2017 | 03:18
El triste adiós a Josín sin "Trasgu"

Vivió a su manera y dejó el mundo como él quería: rodeado de los que de verdad le apreciaban, con un recuerdo de su paso por la legión y sin su mejor amigo. Medio centenar de personas despidieron ayer en la iglesia de San Pedro Apóstol a Josín Lazcano, el enfermo terminal que buscó una familia para su perro "Trasgu" antes de fallecer. Su fiel compañero de cuatro patas no estuvo en el funeral: "No lleves a 'Trasgu' a mi entierro, porque me buscará y ya no me podrá encontrar", le dijo Lazcano a Antonia Morales, la mujer que ha dado una nueva vida a "Trasgu".

Ella fue de las primeras en llegar ayer a la iglesia. "Él me hizo el mejor regalo", afirmó. Elegirla para "Trasgu". "Es un perro muy bueno, ya no sabríamos vivir sin él", reconoció. Josín Lazcano tuvo que aprender a vivir sin él hace ocho meses. Fue entonces cuando lanzó su grito desesperado: "Me muero, necesito una nueva familia para 'Trasgu'", afirmó en la redacción de LA NUEVA ESPAÑA. Encontró a Antonia Morales: "Leí la noticia y vine a Mieres sin pensarlo", recordaba ayer emocionada.

La plaza estaba llena de recuerdos. En una esquina, Fran Romero fumaba un cigarro. "Un día me preguntó si podía bañar a 'Trasgu' en mi casa. Le dije que sí, y siempre me lo agradeció". Y en este punto de la conversación, Romero no puede contener las lágrimas: "Me fastidia que no haya más gente hoy aquí, en los bares somos todos amigos". Sí estaba su prima, Maite Lazcano, que aseguró que "estos últimos meses fueron para él un regalo". Otros familiares también asistieron con discreción al funeral. Y sus compañeros legionarios: Alfredo Morena, presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Asturias y Fran García, vicepresidente: "Fue un hombre que vivió el espíritu legionario", afirmaron.

En la esquela redactó: "¡Siento la caricia de mi novia!", en referencia a la canción de la Legión. Legionario, bohemio, un hombre que no creía en ataduras. Segundo Fernández, párroco de San Pedro, también le dedicó palabras en su sermón: "Si supiéramos el último porqué de todas las cosas, sentiríamos lástima hasta de las estrellas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve